VERDADES QUE NO MUEREN

Nos acercamos al 20 de Agosto pero aún la Armenia "Unida" no tenía  su correspondiente y digno "escudo".  En Julio, el Gobierno examinó el proyecto de diseño que presentaran Al. Tamanian y H. Kachoian.  El mismo fue aceptado, pero no por unanimidad. Hubo quienes humoreaban: "se parece a un coto de caza".  Sin embargo el "escudo" fue aprobado, de modo provisorio, hasta que la Armenia Unida tuviera su Constitución.
 
Erzerum, Van, Mush y Sasun ya formaban parte de Armenia, según lo registraban los tratados de Sevres suscriptos por Avedis Aharonian. La "lapicera" con la que Aharonian firmara los acuerdos, cual "reliquia fue exhibida por todas las comunidades de armenios….pero ese trozo de papel diplomático llegaba a enloquecer a los dirigentes armenios.  Si un mísero artículo 61, confuso y sin contenido, llegó a absorber toda la fuerza intelectual, el poder material y la sangre del pueblo armenio, era obvio suponer qué tipo de influencia podría ejercer sobre las obligaciones suscriptas por Turquía en Sevres".
 
Los asombrados troyanos habían rodeado el enorme caballo de madera que sus enemigos helenos les habían obsequiado como testimonio de paz y de buena voluntad.
 
–Esto es una trampa, opinó uno de ellos; quién ha visto que los helenos obsequien algo que fuera sin engaños.  Es mejor que no lo traslademos a la ciudad. Incendiémoslo y acabemos con esta farsa.
 
Pero nadie quiso escucharlo.  Los enloquecidos troyanos, ante ese sorpresivo obsequio, llevaron el caballo de madera a la ciudad.  Cuando toda Troya dormía, los combatientes helenos saltaron desde el interior del caballo….  Al amanecer, donde se erguía la ciudad, era ahora ruinas humeantes donde deambulaban  helenos saqueadores…..
 
""El "Caballo de Troya"  que los armenios trajimos desde Sevres, nos había deslumbrado, había obstruido nuestros razonamientos, y  había oscurecido  nuestras conciencias de ver la realidad.(H. Kachaznuní)
 
El victorioso Aharonian, firmante del acuerdo, cuya pluma, cual reliquia sagrada era trasladada de ciudad en ciudad, no vaciló en brindar a los derrotados,  buenos consejos y  augurios por conducto de la prensa francesa; "Los turcos, si fueran inteligentes, harían muy bien el ejecutar, en silencio, cada uno de los puntos contenidos en el tratado; de ello pende su futuro, caso contrario serán barridos. Entonces deberán, sin demoras,  evacuar los territorios adjudicados a los armenios"". Agrega Aharonian, ""Quiero creer que la raza turca hallará, en su sublime sabiduría, sanear sus heridas para una reivindicación redentora"".  Pareciera que Aharonian, quien se preocupaba por no causar males al enemigo derrotado, había olvidado aquello de "no debe el hombre exagerar en sus palabras""…………….
El "Tashnagtsutiun" no había sido capaz de prever el especial  carácter de su propia situación,  a la de los demás pueblos, particularmente y en primer término, que es la fuerza que convierte a los vencedores  en dueños de hechos y de condiciones creadas; no se llegó a comprender que no se poseía un  poder militar de coerción, ni el elemento humano suficiente para radicarlos en los territorios otorgados por el tratado de Sevres…. El "Tashnagtsutiun" ya en las alturas que la gloria proporciona a los vencedores, consideraba finalizada su cometido ……y por ello se permitió proceder con desprecio y soberbia respecto la nueva situación a la que había  llevado a Turquía hasta Sevres.  Era el "movimiento kemalista" que de modo decisivo se alzaba entre Armenia y Sevres"". (Leo)
Mustafa Kemal para quién la conciliación con los armenios era cosa corriente y factible, nuevamente se dirigió al Gobierno de Armenia, con franco deseo de hallar acuerdo sin mediación extraña. Decimos "nuevamente" por que no era esta la primera ocasión.  Aún en condiciones adversas, Kemal  había extendido  su mano de conciliación, aún  antes de Sevres. En ese momento, el Gobierno de Armenia que tenía a "Sevres" tan sólo en su "imaginación", rechazó ese gesto.  Ahora, después de Sevres, "desde las alturas de su gloria", nuevamente rechazó el ofrecimiento con menosprecio e insolencia. El precio a pagar para la conciliación debía ser el renunciamiento a Sevres, cosa, que para ser justos, resultaba difícil para cualquier gobierno.  El nuevo conductor de los turcos, a quién con justicia,  más tarde se le llamó "attaturc" por sus agradecidos compatriotas, ofrecía menos territorios que el brindado por Sevres, pero que resultaron mucho, pero mucho más extendidos que los recibidos posteriormente.
 
Resultaba  obvio que no sólo era el renunciamiento a Sevres. La declinación de territorios, virtualmente, en relación a los otorgados por Sevres, no era algo inédito ni cosa no pensada por los "revolucionarios" armenios.  Pero el Gobierno que declinara a Sevres, estaba obligado a renunciar al Poder. Ello estaba por encima de las fuerzas y las posibilidades de los revolucionarios armenios pero que más tarde lo realizarían solamente, con la ayuda de los "bolcheviques".
 
Ya más adelante, los victoriosos actores que no estaban dispuestos a "no renunciar ni un trozo de territorio", más justo sería decir, unos pocos de aquellos tuvieron la valentía de confesar: "" hubiéramos ganado mucho más, si en el otoño de 1920,  al precio   del tratado de Sevres, inmediatamente hubiéramos convenido en acordar con los turcos. Pero en aquel momento no lo llegamos a comprender"" (Hovannes Kachaznuní) 
 
A. Apkarian
 
REFLEXIONES
 
 
Sobre la interpretación que uno de los sectores ideológicos hace sobre el tema tan lamido como el RECLAMO que por daños ocasionados por el genocidio de armenios se permite propalar al exigir restitución de territorios considerados armenios, sin especificar concretamente a qué porción de suelos se refiere, estimamos prudente reproducir las siguientes notas que unos años atrás hubimos remitido a un grupo de interesados en el asunto, cuando desde el espacio ofrecido por IAN.CC  se había iniciado un interesante debate en torno al asunto "de la Patria Armenia" ocupada por Turquía.
 
Dado que en el presente no sólo se insiste en lograr reconocimiento jurídico de la República del Alto Karabagh, sino se exige "autonomía política de administración" sobre "Chavajk" región hoy bajo soberanía de la República de Georgia y la reivindicación de derechos armenios, especialmente el tan declamado "Reconocimiento por parte de los Estados , inclusive de Turquía del "Genocidio de armenios de 1915/1923, nos preguntamos ¿tan poderoso nos sentimos como pueblo apto de combatir simultáneamente en tantos frentes de lucha que agotaría las posibilidades de cualquier otro pueblo diez o más grande en poderío y recursos materiales que el que poseemos los armenios del mundo, incluyendo a la Tercera República Armenia actual.
 
Creemos llegada la hora de ser sensatos y medir nuestras posibilidades de logros positivos en el marco del conflictivo Mundo Globalizado del presente, preñada de impensables riesgos que ponen en peligro la misma existencia de la civilización creada por el hombre.
 
Gara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


× 8 = dieciséis