Turquía presiona a EEUU contra la resolución sobre el genocidio armenio

A principios de diciembre, la Comisión Nacional Armenia pidió a la presidenta de la Cámara Baja, Nancy Pelosi, que sometiera a votación antesantes de que expire la actual legislatura.

Turquía redobla sus esfuerzos para persuadir a la Cámara de Representantes estadounidense de que no apruebe la resolución que denuncia el genocidio armenio. En este sentido, el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, ha enviado una carta al presidente estadounidense, Barack Obama.

   Erdogan "llamó la atención sobre la gravedad y susceptibilidad de la situación. Llamó al presidente a tomar medidas activas para prevenir que la resolución llegue a la Cámara", precisa una fuente del Ministerio de Exteriores al diario turco 'Hürriyet'. Dicha fuente detalla que Erdogan continúa al frente de la aproximación de Ankara a Ereván.

   En las presiones a Washington también participa el ministro de Asuntos Exteriores, Ahmet Davutoglu; el embajador en Estados Unidos, Namik Tan, y los grupos de presión azerbaiyanos en Turquía y Estados Unidos, entre otras comunidades.

   A principios de diciembre, la Comisión Nacional Armenia pidió a la presidenta de la Cámara Baja, Nancy Pelosi, que sometiera a votación antes de final de año la proposición sobre "El Reconocimiento del Genocidio Armenio (HR252)" antes de que expire, el 1 de enero, la actual legislatura.

   Pelosi respondió con un debate sobre el borrador en un plazo de 48 horas, pero se desconoce si va a ser posible cumplir con este plazo.

   La fuente de la diplomacia turca sugiere que la votación podría tener lugar hoy martes. La resolución fue aprobada de forma sorpresiva por la Comisión de Asuntos Exteriores el pasado marzo, y cabe la posibilidad de que ahora ocurra lo mismo. En aquella ocasión Turquía llamó a consultas a Tan, quien volvió a Washington un mes después.

   El texto pide al Gobierno de Estados Unidos que reconozca las matanzas de 1915 como un "genocidio" contra el pueblo armenio. "Solo es recomendatorio", pero tendría un "impacto psicológico", añade el funcionario de Exteriores.

   Por su parte, el Departamento de Estado ya ha expresado a través de su portavoz. Phillip J. Crowley, su rechazo categórico a la resolución. Davutoglu habló la semana pasada con la secretaria de Estado, Hillary Clinton, para pedirle que suspendiera la adopción del documento.

Fuente: http://www.xornal.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


7 + = catorce