SUENA LA IMBATIBLE VOZ DE KRIKOR ZOHRAB

98 años atrás, el 21 de Abril en París apareció al público un pequeño libelo en idioma francés titulado “La Cuestión Armenienne a la Lumiere des Documents” cuya autoría se le atribuía a un ignoto escritor de nombre Marcel Leart desconocido por el público lector.

Sin embargo su genuino autor era vastamente conocido, y no era otro que uno de los grandes inmortales del pueblo armenio Grikor Zohrab. El hecho de su edición en lengua francesa y editada en París, tenia por objeto ser realmente una publicación en carácter de ser un memorandum oficial que serviría para dar a conocer la elaboración de un programa de Mejoras a aplicarse a la población armenia residente en territorios del Imperio Otomano, confiada su redacción a los Poderes Centrales de Europa.

La Historia registra que en 1912 / 1913 Turquía sufre una de sus más demoledoras derrotas militares en las llamadas Guerras Balcánicas. Además de coronar con éxito la lucha de liberación de los pueblos de la península de los Balcanes, esa victoria puso nuevamente en circulación el postergado tema de introducir reformas radicales en la Armenia Occidental, (Anatolia Oriental) que se debatía en distintos foros de la diplomacia europea la cuestión de otorgar autonomía de administración política a los pobladores armenios de la región. La iniciativa de las Grandes Potencias de Europa consistía en crear en dichos territorios dos distritos autónomos de población genuinamente armenia que hasta ese entonces se hallaban bajo dominación otomana y para ello se había designado a dos diplomáticos expertos, noruego uno de nombre Hof y holandés el otro llamado Vestenenk en carácter de Altos Comisionados (Inspectores Generales) la responsabilidad de la gestión.

Sin embargo la misma historia nos dicta que ambos funcionarios nunca asumieron la conducción de la iniciativa programada, tampoco pudieron concretar la misión que se le había confiado de otorgar funciones a una amplia autonomía de administración política regional a los armenios que por derecho les correspondía. La Turquía Otomana se apresuró a entablar relaciones de alianza estratégico-militar con el Colonialismo Alemán y declaró la guerra a la Rusia de los Zares y con ese paso “resolver” el enojoso asunto de la cuestión Armenia interpretándolo hacer a su particular manera: consumando el genocidio de armenios.

En estas circunstancias históricas y en la efervescencia de la política mundial se dio la aparición del cuaderno de Girkor Zohrab. En el momento de su publicación aún continuaba la “guerra de los Balcanes” y los referentes principales armenios, tanto del sector occidental como la del oriental estaban abocados en febril tarea, por un lado ante la Rusia de los Zares y por el otro ante las Potencias de Francia y de Gran Bretaña para asegurarse su apoyo a favor de los intereses armenios.

En ese período Grikor Zohrab era uno de los representantes más notables del Parlamento Constitucional Otomano junto a Vartkes y el más prestigioso diputado en el seno de la Asamblea Nacional Armenia de Turquía. Después de consumado las masacres de Cilicia (Adana), Zohrab y Vardkés fueron los más fervorosos críticos del Gobierno de Ittihat (Jóvenes Turcos) que ya había comenzado una campaña de persecuciones y hostigamientos para reprimir el derecho a la libre expresión de la palabra.

Para eludir esas medidas de represión violenta Grikor Zohrab había optado por firmar con un seudónimo francés su obra “La Cuestión Armenia a la Luz de Documentos”, producción dirigida a los círculos políticos y diplomáticos. La obra comienza con una referencia histórica sobre los orígenes de la problemática de los armenios, describe las relaciones tensas entre la población armenia y sus opresores hasta llegar a los Congresos de San Stéfano y de Berlín en cuyas resoluciones, por primera vez se plantea la naturaleza política del genuino derecho del pueblo contenido en la llamada “Cuestión Armenia”. Sigue con la enumeración de los distintos proyectos de reformas y de mejoras a introducir en la región, presentados por las Grandes Potencias europeas y del fracaso sin gloria de dichos programas y señala las posibilidades de un ecuánime y radical resolución al complejo asunto, que podría ser la implementación de una política de administración autónoma en la región. La obra está enriquecida con aporte estadísticos oficiales las que demuestran la existencia de una población de significativa importancia dada la enorme cantidad de habitantes de origen armenio sobre las de otras agrupaciones étnicas minoritarias en las consideradas “Provincias”, “Vilayatos Armenios”.

En su momento fue un importante aporte la edición de la obra de Grikor Zohrab a la política internacional y sirvió de guía a las medidas que habrían de resolver los diplomáticos europeos para ser implementadas más adelante. A la finalización de la Primera Guerra Mundial, entre la documentación presentada ante los victoriosos Aliados para una justa reparación del caso armenio, la obra de Zohrab, los testimonios proporcionados por los Archivos Oficiales del Estado Otomano y del Patriarcado Armenio de Constantinopla fueron de capital importancia. No podía ser de otro modo porque era Krikor Zohrab una indiscutida autoridad de proyección pan-Otomana y de reconocida trayectoria y un experto jurista de prestigio internacional.

Había nacido en el barrio Beshiktash de Constantinopla en el año 1861. Su padre, agente de cambio y finanzas, Jachik Efendí era oriundo del lugar y su madre Eftik Hanim lo era de Malatia. Zohrab recibe su instrucción primaria en el Colegio Macruhian de Beshiktash. En 1870 muere su padre. Su madre contrae segunda nupcias con el abogado exitoso Avedis Yordumian y se traslada con sus dos hijos Mihran y Grikor a Ortakiugh. Los chicos continuaron sus estudios en el prestigioso Liceo Tarkmanchats. Es allí donde Zohrab da a conocer sus primeras composiciones y sus intentos de hacer poesía literaria.

En 1876 Zohrab es admitido a ingresar en el único instituto de enseñanza superior, en el Liceo de Galatasara que había abierto sus puertas en 1868 bajo los auspicios y patrocinio del Gobierno de Francia y bajo la conducción directa del Embajador francés en Constantinopla. Cursó carrera en la Facultad de Agronomía y egresó con un bagaje de conocimientos valiosos. Comenzó trabajando en el Estudio Jurídico de su padrastro como escribiente y, al mismo tiempo se inscribió en la Facultad de Derecho de Galatasara. Al poco tiempo esa sección de estudios fue clausurado por la falta de alumnos suficientes de origen turco. Tenía registrados 45 alumnos armenios, 2 mahometanos, 2 judíos y 3 griegos. Cuando se inaugura en 1881 el Instituto de Derecho “Hukurí” Zorhab se apresura a inscribirse a sus cursos y después de estudiar durante dos años se retira sin haber logrado obtener el diploma correspondiente. Sin embargo se presenta en 1884 a rendir examen en Edirmne (Antrinápolis) y consigue su Título de Abogado Diplomado.

Zohrab ingresa en el campo de la literatura en 1878 cuando se encuentra con Nigogós Tiulbendjian y se vuelve su colaborador en la edición del periódico “Lrakir”. Tenía apenas 17 años y ya evidenciaba ser el hombre armenio preocupado por el destino y la suerte de su pueblo. En los comienzos de 1880 como periodista se suma al movimiento literario de la época y se convierte en uno de sus principales actores y líderes. En 1883 edita la revista Asiática “El Mundo” bajo la dirección de Hagop Baronian. En 1885 publica en las páginas de dicha revista su primera novela “Una generación desaparecida” que en 1893 se edita en volumen especial separado.

En 1888 se casa con Clara Yiazedjian con quién tienen cuatro hijos Levón, Dolores, Aram y Herminé. En 1891 es electo Diputado a la Asamblea Nacional sin embargo dicha elección no es ratificada en su sesión inaugural porque no había aún completado sus 30 años de edad. En 1892 se edita la revista de contenido político sobre cuestiones de la nación, “Masis” bajo la dirección de Grikor Zohrab. Su pluma es de febril producción en ese período. La revista deja de publicarse en 1893.

La etapa más brillante de la producción literaria de Zohrab se registra a finales de la década de 1880 y comienzos de 1890. Sus nuevas novelas se publicaron primero en “Arevelk” y luego en “Masis”. Sus obras más representativas fueron escritas entre los años 1887 y 1893. En ese período escribió su segunda pero inconclusa novela “Mardik”, la mayor cantidad de novelas, ensayos y artículos periodísticos que le proporcionaron merecida fama de escritor y publicista.

Después de un prolongado silencio Zohrab nuevamente hizo su aparición en la escena literaria en 1898, esta vez como escritor y agente social y político.

Los años 1894 – 95 fueron catastróficos para los armenios occidentales y se prolongaron hasta las matanzas colectivas de 1896. La mayor parte de los intelectuales armenios se vio obligada a abandonar Constantinopla y establecerse en Europa. En ese clima de desesperanza y de frustraciones Zohrab se alejó del campo literario y se dedicó al desempeño de su profesión y atendió importantísimos juicios, pleitos. Su prestigio de abogado del derecho se extendió especialmente entre los extranjeros porque dominando el idioma francés era a él a quién confiaban sus causas ante los tribunales comerciales de Turquía. Paralelamente Zohrab era intérprete de la Embajada Rusa en la Polis y su asesor en asuntos jurídicos. En función de ello tuvo oportunidad de asistir a los extranjeros súbditos rusos, hecho que le permitía viajar libremente a Europa.

Sin embargo por una resolución emanada del Ministerio de la Justicia en 1906 se le prohibió a Zohrab defender causas ante los Tribunales de Turquía. El motivo, haber asumido la defensa de un subversivo-revolucionario búlgaro. En 1908 cuando en el país se proclama la Constitución y comienzan las manifestaciones y demostraciones populares en todos los rincones del vasto territorio imperial con las consignas de Igualdad, Fraternidad y Solidaridad Zohrab se encontraba en París y fue en esas circunstancias que elaboró su conocida obra científica del derecho en lengua francesa que fue acogida con interés en los círculos especializados. Cuando constató que se había instaurado en Turquía el orden constitucional, se apresuró en volver a Constantinopla. En 1908 en las elecciones parlamentarias obtuvo el escaño de representante y tuvo activa participación en casi todos los asuntos de interés legislativos y se preocupó particularmente en la aprobación de leyes justas y ecuánimes para la población toda. Ël mismo gustaba decir: “Yo soy el Abogado de la Constitución”.

Fue respetado como personalidad insigne y su prestigio se extendió por todo el espectro nacional como también en la vida política, social y cultural del País entero. Sin embargo cuando estalla la Primera Guerra Mundial las Autoridades de Turquía consideran oportuno consumar el proyectado exterminio físico del pueblo armenio. En la noche del 24 de Abril de 1915 fueron detenidos y deportados la mayor parte de los intelectuales armenios de Constantinopla. Zohrab trató por todos los medios a su alcance liberar a sus con nacionales. Acudió a las más altas jerarquías del Gobierno con muchos de los cuales mantenía íntima amistad, particularmente con el Ministro del Interior Taliat Pasha y con el Primer Ministro Salid Halim Pasha quienes respondieron con falsas promesas y esperanzas alentadoras. A pesar de ello Zohrab y Vardkés fueron detenidos juntos y deportados. También a ellos les aguardaba la misma y fatal suerte de su pueblo en desgracia.

En Julio de 1915 en los caminos del obligado éxodo, Grikor Zohrab y Vargkés fueron asesinados alevosamente. La Turquía Genocida ahogó de ese modo y silenció la imbatible voz del Valiente Abogado del Derecho y de la Justicia de los Armenios otomanos.

Nazaret Berberian

“AZAD OR”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


cuatro − = 1