SALMO XXVI-LA CONTINUACIÓN DEL “ORDEN DE LA SANTA EUCARISTÍA”

la Santa misa-Iglesia Armenia (375x500)

Los domingos regulares este salmo se recita en voz baja y en antífona

Sacerdote: Lavaré en inocencia mis manos y andaré alrededor de tu altar, oh Señor.

DIÁCONO.: Júzgame, oh Señor, porque yo en mi integridad he andado. Confiado he asimismo en el Señor, no vacilaré.

CORO: Rey celestial, guarda inviolable tu Iglesia y guarda los adoradores a tu santo Nombre en paz.

º En días de fiesta, cuando el celebrante es un obispo, después de la vestidura, el himno “Jorhurt Jorín” se suspende momentáneamente y se canta el himno “Hrashaparr Astvats” (Dios Glorioso), durante el cual el celebrante procede con sus diáconos al frente del presbitorio, y terminado el himno, lavará sus manos al mismo tiempo recitando con el archidiácono, en voz alta y en antífona el Salmo “lavaré en inocencia mis manos”, a conclusión del cual el coro cantará “Tacavor Yerknavor” (Rey Celestial), y el resto en orden.

Sacerdote.: Y por la intercesión de la Santísima Madre de Dios, !oh Señor! Acepta nuestras súplicas y presérvanos.

Diácono.: Pidamos a la Santísima Madre de Dios y a todos sus Santos, que intercedan ante el Padre en el cielo, para que tenga voluntad de dar su misericordia, y preservar compasivamente a sus criaturas. !Oh Dios, nuestro Todopoderoso Señor! Presérvanos y ten misericordia.

ºOración de Intercesión

Sacerdote.: !Oh Señor! Acepta nuestras súplicas por intercesión de la Santísima Madre de Dios, engendradora inmaculada de tu Unigénito Hijo, y mediante el ruego de todos tus Santos, y de los que hoy son conmemorados (o con la gracia de este día solemne). Oyenos, !oh Señor! Y ten misericordia. Perdona, expía y remite nuestros pecados.

Haznos dignos de glorificarte con gratitud, con el Hijo y con el Espíritu Santo. Ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

º Después, dándose vuelta a la feligresía, dirá:

&

DIOS, HE PECADO

Confieso en presencia de Dios, y de la Santísima Madre de Jesucristo y de todos los Santos y en presencia de vosotros, padres y hermanos, todos mis pecados cometidos.

Porque he pecado con el pensamiento, la palabra y la acción y con todos los pecados que los hombres cometen. !He pecado, sí, he pecado! Os ruego pidáis el perdón de Dios para mí.

ºEl archipreste o algún religios responderá diciendo

Que Dios Todopoderoso tenga compasión de ti y conceda el perdón a todos tus pecados pasados y presentes, y te resguarde de futuras tentaciones y te confirme en todas tus buenas acciones, y te dé descanso en paz en la vida eterna.

º el sacerdote responde

Que Dios el misericordioso os salve y perdone todas vuestras transgresiones. Que os dé tiempo para el arrepentimiento y a hacer buenas acciones. Que guíe vuestra vida futura con la gracia del Espíritu Santo, el poderoso y misericordioso y a El, gloria eterna. Amén.

El archipriste o uno de los religiosos, dirá:

&

Recuérdanos en la presencia del inmortal Cordero de Dios.

Sacerdote.: Serán recordados en la presencia del inmortal Cordero de Dios.

Continuará el siguiente fin de semana….

El sublime misterio de la Santa Eucaristía se concidera uno de los 7 sacramentos de las Iglesias Cristianas, así también para la Iglesia Apostólica Armenia, que fue instituido por nuestro Señor JesuCristo.

Éste texto es del completo misal escrito en Buenos Aires 2004, por el autor Andranik Terteryan (Rev. P. Sukias).

Este completo misal traducido a tres idiomas, ayudará al feligrés a seguir la ceremonia en toda su plenitud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


6 − cinco =