Resultados del Seminario Uruguay, la Política de Principios y el apoyo a Nagorno Karabagh

Puntos de vista

Relación bilateral Armenia - Uruguay

Era impensable para los armenios del Uruguay, décadas atrás, soñar con una instancia como la vivida en el Seminario “Oportunidades y desafíos de la relación bilateral Armenia-Uruguay” organizado por el Consejo Causa Armenia del Uruguay (CNA- Sudamérica filial Uruguay) y el Grupo de Amistad Parlamentario Uruguay-Armenia.

Durante varios siglos, la nación armenia estuvo dominada por sucesivos imperios que asolaron su territorio y sojuzgaron a su población de todas las formas posibles, pero no pudieron nunca vencer su sueño y su determinación de ser libre e independiente.

Es la primera vez por tanto, en siete siglos que Armenia siendo una nación milenaria, tiene veinte años de independencia consecutivos y lucha por abrirse camino en un contexto regional adverso para poder desarrollar toda su potencialidad. Y pese a las dificultades que debió enfrentar y aún enfrenta, con sus fronteras bloqueadas, trata de posicionarse jurídica y económicamente buscando su viabilidad como estado de derecho.

Por eso, es muy importante la colaboración que pueda obtener de la experiencia política, institucional y legislativa de países como el Uruguay, con el cual pese a las diferencias que marcan la geografía, la cultura y la lengua, tiene varias similitudes que pueden servir para retroalimentarse en las áreas del comercio, la ciencia y la educación con los aportes que mutuamente se puedan brindar.

El objetivo del Seminario fue justamente facilitar esa cooperación. Emprendimientos de este tipo pueden lograr que Armenia llegue a ser la puerta que Uruguay necesita para abrir sus mercados al Cáucaso Sur y potenciar sus exportaciones y pueda también brindar su experiencia en tecnologías que Uruguay necesita explorar.

Y Uruguay puede ser un excelente referente y modelo a seguir en proyectos educativos y de inclusión para combatir la inequidad social y lograr una mejor distribución de la riqueza y de las oportunidades, que para Armenia son problemas sin resolver y de importancia trascendental y sobre los cuales Uruguay sigue dando muestras de excelencia en la búsqueda y encuentro de soluciones a estos problemas.

Los cuatro módulos desarrollados en el Seminario abordaron esta temática, y fueron expuestos con gran solvencia por cada uno de los disertantes, que desde distintas perspectivas mostraron a Armenia en cada una de sus realidades: politica, empresarial y científica así como su desarrollo y proyectos a corto y mediano plazo en obras de infraestructura vial, energética, etc.

Por supuesto que este es un primer paso, para lograr en esos campos y en otros que puedan surgir, las oportunidades y los desafios que una relacion bilateral de estas caracteristicas lleva consigo. Sabemos que para Armenia no será fácil resolver los múltiples problemas externos e internos que debe afrontar.

Y menos fácil aún es lograrlo en un mundo donde los intereses priman por sobre los derechos, donde cualquier excusa es aceptada para la guerra que busca apropiarse de los yacimientos de petróleo, donde los países chicos o pobres rara vez son escuchados o tenidos en cuenta, aunque los asista la verdad y la justicia.

Por eso, para Armenia, Uruguay marca la diferencia.

Uruguay se solidarizó con el pueblo armenio y su genocidio en 1965, y convocó para la implementación del Tratado de Sevres, cuando el resto del mundo miraba para un costado.

Y así, dio un paso trascendental en pro del esclarecimiento y reconocimiento internacional de este crimen, negado y silenciado y que parecía iba a ser sepultado en el olvido.

En el Seminario del 9 de septiembre pasado, Uruguay volvió a enarbolar otra bandera a través del senador Rafael Michelini, promoviendo la creación del Museo del Genocidio armenio, que seguramente será muy pronto una realidad de la que nos enorgullezcamos todos los armenios del mundo.

Pero además, los uruguayos nos vuelven a regalar la esperanza. Porque todos sabemos la historia de Karabagh, que nos fue despojada en épocas de Stalin, los sufrimientos de su población, el genocidio de Sumgait y todo lo acontecido de 1988 en adelante que culminó con la victoria armenia en el conflicto y los dos referendos donde el pueblo karabaghí ratificó su voluntad soberana y su derecho a la autodeterminación.

Pero también conocemos las infructuosas negociaciones por poner fin a este conflicto y a nadie que esté medianamente informado se le escapa la inocultable complicidad de las grandes potencias en favor de Azerbaidján y su petróleo.

La declaración del Canciller Almagro da un vuelco trascendental a la óptica sobre el diferendo por Karabagh y adhiere a la tradicional defensa que los uruguayos han hecho por la Causa Armenia y los derechos de nuestra nación. Como armenios no nos extrañó los ríos de tinta que el virulento lobby azerí desparramó por la prensa tratando de desacreditar o minimizar esta declaración o las imperfecciones de las traducciones que circularon.

Pero sí nos llama la atención y nos preocupa que mucha prensa armenia tomó el mismo rumbo, en lugar de valorar y ponderar las valientes palabras de Almagro, Canciller en ejercicio, expresadas con mucha determinación, y teniendo a su costado, nada menos que al Vicepresidente de la República y Presidente de la Asamblea General. Minimizar o devaluar la declaración debe ser la estrategia del azerí, nunca del armenio y de ningún armenio cualquiera sea su filiación política, aunque detrás de todo este trabajo, haya estado sólo el Tashnagtsutiún.

Sería muy abyecto y de una mezquindad ilimitada actuar en ese sentido. Estamos convencidos que el Uruguay, a través de su sociedad y sus autoridades, como lo hizo en 1965, volverá a escribir una página de la historia armenia, anteponiendo los principios por sobre cualquier otro interés.

Para los que militamos en el Consejo Causa Armenia del Uruguay de la FRA, los resultados esperados del Seminario colmaron con creces los objetivos trazados, y los inesperados, pero no sorpresivos, que llegaron por medio del canciller Luis Almagro y del senador Rafael Michelini, convirtieron al 9 de setiembre de 2011 en un dia histórico.
                              

Diana Itutmazian
Montevideo

http://www.diarioarmenia.org.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


+ cuatro = 8