Rastros de Armenia N. Lygeros

Traducción al español de Olga Raptopoulou y Eduardo Lucena González

En el rojo profundo de la obra de pintura
no veían todos los rastros de Armenia.
En tanta sangre
¿cómo ver la víctima?
No obstante, tú en silencio
miraste a la humanidad
que no se olvidó
de cómo leer
las letras de hierro
de la historia antigua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


6 × = treinta