QUIEN RÍE HOY, LLORARÁ MAÑANA

Reflexiones de los sábados…          22 Septiembre 2012

 

Hay quienes imaginan que el mundo admira el Arco Iris

 que llevan de crucifijo…R.B

Como para no estar felices y orgullosos de su Ataturk, su héroe nacional, que les ofreciera a los turcos lo que jamás habían soñado: la Tierra Bíblica, El Paraíso Terrenal y el Ararat, pertenecientes a un pueblo originario cuyas raíces humanas datan desde los inicios de los tiempos al igual que los sumerios; descendientes de los Hurritas, los Urartianos, cuya existencia se remonta a 6500 años de antigüedad.j

 

¿Cómo no estar felices con su lavaje de cerebro, confundida su ascendencia con los supuestos hititas de Asia Central; con su alianza carnal con Azerbaiyan y las naciones más poderosas de la actualidad: EEUU e Israel y haberse apoderado de la Llave de Europa: de Constantinopla, (Estambul)?

 

¿Cómo no estar felices y orgullosos de su Ataturk y no tatuarse el pecho y la nuca con su nombre y su figura, copiándole al Che Guevara; un Ataturk que completó de aniquilar a cuatro millones de armenios, tergiversó la historia, ocultó con guantes blancos las manos ensangrentadas de sus parientes y demás genocidas, usó y abusó de la confianza y de la intimidad de los cristianos; repartió los bienes y la fortuna de los armenios entre los suyos…? Ese personaje, considerado héroe nacional y orgullo de los turcos logró prácticamente y como nadie antes, borrar el pasado de la memoria de su pueblo, haciendo que el turco emergiera milagrosamente de la nada en Anatolia y en toda Asia Menor como la raza privilegiada por Alá, además de considerarse una reliquia, cuyo despertar data apenas un siglo.

 

Conquistar y usurpar, que yo sepa, no llevan parentesco. Conquistar es libertar, cultivar, aportar, amparar; lo otro es esclavizar, robar y destruir y con ello satisfacer el instinto.

 

Los caballeros españoles, quienes fueron confundidos por seres cultos extraterrestres por los Mayas y los Incas casi quinientos años atrás, venían a matar y a robar. Similar actitud animal que mata a su semejante para quedarse con sus hembras y delimitar su territorio.

 

Lo ocurrido con los armenios, desde ya, no es una excepción, ocurrió en África, en Alemania Nazi y prosigue contra los palestinos, contra los kurdos, contra los iraquíes, los afganos, paquistaníes y los sirios.

 

Ocurrió en Nejicheván (provincia Armenia, hoy en poder de los azeríes) En Bacú y Sumgait y como si eso fuera poco, Azerbaiyan ambiciona acaparar para su gobierno a Artzaj, (otra de las provincias armenias) a fin de gozar masacrando cristianos (infieles), tal como lo hicieran los turcos y, lo mismo que los turcos, aplaudir a sus asesinos, convertidos en grandes hombres.

 

El reciente caso del fulano ese, que decapitó a un joven oficial armenio en Hungría mientras dormía, da a las claras la ideología racista y la xenofobia tártara contra los cristianos, en particular contra los armenios.

 

Y decir que durante el genocidio armenio, a los kurdos (reconocidos como incultos turcos montañeses por los jerarcas de Ankara), fueron recompensados con una moneda “osmanli” de oro por cada armenio degollado por ellos. Aunque luego fueran masacrados y expulsados de sus tierras por los mismos turcos; pero… esta es otra historia.

 

Con respecto de Artzaj, (Nogorno Karabaj), a esos tártaros les recordaría una frase de sus hermanos otomanos que dice así: “Uián atiné guyrughuná basma” No pises la cola del perro que duerme…

 

Incorporados al ser humano desde los inicios de los tiempos  están el ángel y el demonio y depende del ser humano permitir a uno u a otro tomar la delantera, hablar por él, controlar su conciencia, conformar su ambición, alimentar su envidia y desafiar sus temores.

 

Turquía logró, gracias a sus genocidas Taleat, Enver. Djemal, el Dr.Nazim. Y, por supuesto, el último orejón del tarro: el Gran Mustafa Kemal, alias el Ataturk, del que los turcos modernos tatúan su nombre y su imagen en sus brazos y la nuca a modo de revindicarse con su nobleza, su don de gente y su obra macabra, puesto que logró la gran hazaña patriótica de aniquilar a los armenios y cristianos de Cilicia, (Guiliquia), en tan sólo tres meses, lo que el Sultán Abd El Hamid (el sanguinario) no pudo en treinta años.

 

Mientras los soldados y oficiales alemanes presenciaban los crímenes y sacaban fotografías con sus “Leicas”, el Genocidio y las deportaciones de armenios seguían en pie y a espaldas del mundo.

 

Todos ellos, nobles caballeros de la Apocalipsis , lograron extirpar casi de raíz a los armenios por temer a su capacidad e inteligencia. Con los nazis ocurrió lo mismo, les temían a los judíos. El holocausto y la quema de sus libros fue un atentado contra su inteligencia.

 

Según lo registrado por un historiador romano, allá por los años  132 d.C. El Imperio Romano al mando de Adriano, aplastó un levantamiento en Judea dejando un saldo de medio millón de cadáveres judíos, otros tantos perecieron de hambre y enfermedades.

 

Hoy transcurrido un siglo, los armenios hemos madurado nuestro dolor. Ya no somos aquellos ingenuos y confiados de otros tiempos, de cuando, como cristianos, nuestras cabezas pertenecían al Estado turco y nuestra fortuna a su población, además… además tener que agradecerles a los turcos y a los kurdos que los abusos cometidos por ellos no fuera mayores.

 

Respetuosamente              Rupén (Raymond) Berberian

[email protected]

[email protected]

1 comment for “QUIEN RÍE HOY, LLORARÁ MAÑANA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


+ 3 = nueve