ProBanco Valencia irá a la ampliación de capital si se conoce al nuevo dueño

A woman walks next to a branch of Banco de Valencia in Valencia
Los planes del Gobierno para subastar Banco de Valencia recibieron ayer el primer apoyo claro, aunque condicionado. La junta directiva de ProBanco Valencia, asociación que aglutina el 25% de las acciones, decidió ayer que se deben aprobar todos y cada uno de los puntos del orden del día de la junta general convocada para el próximo 14 de mayo. Otra cuestión distinta es si los accionistas deben acudir a la ampliación y desembolsar dinero sin saber quién será el socio mayoritario de la entidad.
«Pro Banco Valencia ha defendido siempre la mayor participación posible de accionistas valencianos dentro del Banco de Valencia, por lo que optará por la suscripción a futuras ampliaciones de capital por parte de sus asociados, siempre que se conozcan los detalles del proceso de saneamiento y el proyecto de futuro junto al nuevo socio de referencia», explicó ayer Pro Banco Valencia en un comunicado.
Desde la asociación se considera que carece de toda lógica que un accionista tenga que decidir si acude o no a una ampliación de capital sin saber cuáles son los planes del ganador de la puja que va a ostentar, previsiblemente, la mayoría accionarial. Existe el temor de que la entidad que se adjudique Banco de Valencia pudiera hacer una operación acordeón o una absorción mediante un canje de acciones que dejara sin ningún protagonismo a los inversores valencianos de la entidad. Para que estas dudas se soluciones, los accionistas deberían, según Pro Banco Valencia, saber quién se quedará la entidad y los planes de futuro.
Con el objetivo de saber, por lo menos, quiénes son los posibles adjudicatarios de Banco de Valencia, la asociación no convocará su asamblea hasta la semana previa a la junta del banco. El motivo es que se considera que cuanta más información se tenga sobre los pujadores, mejor se podrá preparar la estrategia de la asociación.
Vicente Simó, presidente de Pro Banco Valencia, aseguró ayer que la clave de esta cuestión está en negociar con el Banco de España para que los accionistas tengan la información necesaria. Considera que está fuera de lugar votar en contra en la junta ya que esa decisión implicaría irremediablemente la liquidación de la entidad, un opción que va en contra del objetivo principal de la asociación: mantener Banco de Valencia.
Impugnar la junta
Hoy acaba el plazo para que todos aquellos que tiene más de un 5% de Banco de Valencia puedan modificar o incluir nuevos puntos del orden del día. Tanto la asociación como fuentes cercanas a los principales accionistas de Banco de Valencia descartaron ayer hacer uso de esta opción aunque recordaron que una vez celebrada la junta y terminada la subasta existe la posibilidad de impugnar la junta. El litigio duraría muchísimos meses y complicaría el funcionamiento de la entidad ganadora.
Ahora mismo no se plantea hacer uso de esta arma pero sí la recuerda para presionar a las entidades pujantes de cara a que no intenten privar a los valencianos de su peso dentro del banco.
Por otra parte, Pro Banco Valencia considera que la valoración del Banco fijada en 98,5 millones de euros por el FROB, dista mucho de lo que realmente vale el Banco. «La valoración del FROB es aproximadamente un 10% de la realizada por el despacho de Caruana & Asociados y al mismo tiempo coincide con la cotización más baja de la acción que históricamente ha registrado el Banco», lamentan desde la asociación. Pro Banco Valencia considera un «triunfo parcial» el precio de 0,20 euros por acción y no se plantea, por ahora, una modificación del mismo.
 

http://www.lasprovincias.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


× uno = 3