Operación Némesis

N. Lygeros

Traducción al español de Olga Raptopoulou y Eduardo Lucena González

 

 

En un tribunal de Berlín, el año de gracia de 1921…

 

El presidente

¿Cuál es su apellido?

 

El acusado

Tehlirian.

 

El presidente

¿Su nombre?

 

El acusado

Soghomon

 

El presidente

¿La fecha de su nacimiento?

 

El acusado

El 2 de abril de 1897.

 

El presidente

¿Su lugar de nacimiento?

 

El acusado

Pakarish, cerca de la ciudad de Erzincan.

 

El presidente

En el Imperio Otomano…

 

El acusado

Erza era el foco principal de los armenios en el antiguo reino de Armenia.

 

El presidente

No le estamos pidiendo que reescriba la historia. Sólo tiene que responder a nuestras preguntas.

 

El acusado

En este caso, déjeme decirle que el Imperio Otomano pronto morirá.

 

El presidente

La política no tiene lugar en mi tribunal.

 

El acusado

Por lo tanto, me estará permitido que me vaya.

 

El presidente

Está acusado por el crimen contra la persona de Talaat Pasha.

 

Theodor Niemeyer

El señor Soghomon Tehlirian nunca ha cuestionado esta acusación.

 

El presidente

¿Se considera culpable por eso?

 

El acusado

No. He cumplido con mi deber.

 

El presidente

¿Asesinar a un hombre?

 

El acusado

¡Talaat fue un verdugo!

 

El presidente

¡Por favor! ¡Silencio! El 15 de marzo del año de gracia de 1921, tomaste el derecho de asesinar con una bala de revólver en la ciudad de Berlín, a plena luz del día y en presencia de varios testigos. ¿Usted niega los hechos?

 

El acusado

Por supuesto que no. Al contrario, los reivindico.

 

Theodor Niemeyer

?Usted ve, señor Presidente? Mi cliente no duda nada.

 

El presidente

¡Es un hecho! ¿Cuál es su posición de defensa?

 

Theodor Niemeyer

Para responder a esta pregunta, tengo que volver a la operación Némesis.

 

El presidente

¿De qué se trata? 

 

Theodor Niemeyer

Esta acción está organizada por la Federación Revolucionaria Armenia para llevar a cabo la sentencia de los tribunales, cuando se haya pronunciado en su ausencia.

 

El presidente

¿Con qu'e derecho, señor abogado?

 

Theodor Niemeyer

¡Con el de la Humanidad!

 

El presidente

¿De cuál derecho está hablando?

 

Theodor Niemeyer

Del que concierne al futuro…

 

El presidente

No le entiendo, explíquese.

 

Theodor Niemeyer

¡El señor Soghomon Tehlirian es un sobreviviente! ¡Sobrevivió de una masacre tan completa, tan sistemática, tan organizada que esta palabra no es suficiente! Pero dejemos que los abogados del futuro encuentren la palabra justa. En todos los casos, se trata de un crimen contra la Humanidad.

 

El presidente

Sea más especifico, señor abogado.

 

Theodor Niemeyer

Talaat Pasha ordenó matar sistemáticamente a hombres, mujeres y niños armenios, sin excepción.

 

El presidente

¿Esta es su justificación?

 

Theodor Niemeyer

El señor Soghomon Tehlirian sobrevivió pero vio su pueblo aplastado por la barbarie del Imperio Otomano.

 

El presidente

Y eso, según usted, le dio el derecho de asesinar a Talaat Pasha.

 

Theodor Niemeyer

No le estoy hablando del derecho, señor Presidente.

 

El presidente

No obstante, este es el lugar para ello.

 

Theodor Niemeyer

Para hablar del deber, ¡todos los lugares son aptos! Señor Presidente, ¿puede usted imaginar las atrocidades?

 

El presidente

Con dificultad, lo confieso. Pero no es esto nuestro propósito. Porque me imagino muy bien el asesinato de la víctima.

 

Theodor Niemeyer

Este es precisamente el problema. El crimen cometido contra el pueblo armenio es simplemente inconcebible para un hombre como usted o como yo. Sin embargo, fue diseñado por Talaat Pasha.

 

El presidente

Así le acusa de haber cometido un crimen contra la Humanidad.

 

Theodor Niemeyer

Exacto, señor Presidente.

 

El presidente

Si bien, ¿cree usted que podemos utilizar este hecho para cometer el asesinato contra un hombre?

 

Theodor Niemeyer

No hay, de nuestra parte, deseo alguno de negar el asesinato de Talaat Pasha, lo ha entendido, señor Presidente. Nuestra opinión es diferente…

 

El presedente

Creo que lo he comprobado, señor abogado… Siga…

 

Theodor Niemeyer

Lo importante en este caso, no son los hechos que nadie niega, sino las razones. ¿Puede imaginar el estado mental de un sobreviviente después de haber visto los campos de horror causados por la voluntad del sistema otomano?

 

El presidente

Lo estoy intentando, señor abogado.

 

Theodor Niemeyer

Esto no es suficiente. Porque estamos en Berlín, en un país de justicia y respeto a las personas. Mientras que en el Imperio Otomano, solo las ordenes son respetables y nada más. Si una vida humana se considera innecesaria, está exterminada. Pero aquí hablamos de cientos de miles muertos. ¿Comprende usted, señor Presidente?

 

El presidente

Trato de penetrar en su defensa.

 

Theodor Niemeyer

Sin embargo, las cosas son simples. Imagine un bosque en llamas, señor Presidente, un bosque de cientos de miles de árboles. Probablemente piense que la analogía termina allí. Pero éste no es el caso, señor Presidente, ¡al contrario!

 

El presidente

¿Qué cosa peor tengo que imaginar?

 

Theodor Niemeyer

Un incendio forestal se extiende, naturalmente, sin ninguna intervención especial. Mientras que en el Imperio Otomano era necesario sacar la orden en aras de extenderse la masacre del pueblo armenio y esta orden fue sacada por Talaaat Pasha… Pero hay algo peor, señor Presidente… La muerte no se difunde así, a través de los muertos.

 

El presidente

¿A dónde quiere llegar, señor abogado?

 

Theodor Niemeyer

Este crimen contra la Humanidad que se ha cometido es mucho más horrible. Imagine una víctima en lugar de cada árbol. Y todas estas víctimas fueron masacradas, violadas, quemadas. Entonces, existe este detalle que hace la diferencia.

 

El presidente

¿Cuál?

 

Theodor Niemeyer

Tenían que quemarse, uno por uno, cada uno de estos árboles. Puede imaginar ¿cuánto odio tiene que sentirse para quemar un árbol, ver la quemadura y seguir adelante? ¿Puede imaginar eso por cientos de miles de veces, señor Presidente?

 

El presidente

No, es imposible para nosotros.

 

Theodor Niemeyer

Sin embargo, esta es la orden ejecutada por Talaat Pasha, el cual cometió este crimen inconcebiblepara un hombre como usted. Por lo tanto un sobreviviente se convirtió en un justo, señor Presidente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


siete × = 7