MHER BADALYAN, ´consul de Armenia: “LOS ARMENIOS NO TIENEN NINGÚN PROBLEMA DE INTEGRACIÓN”

Arthur Ghukasian.
El representante de la República de Armenia en España, y consul, Mher Badalyan, habla en esta entrevista exclusiva para los lectores de VMPress acerca de su país, de la colaboración entre este medio de comunicación y la nación armenia, así como otros temas de interés para la ciudadanía y también para la comunidad armenia en Murcia, España y el mundo.

Sabe que en Vega Media Press  hemos iniciado una sección que se llama “Armenia Press”. ¿Cómo valora el alcance de  esta noticia?
Mi valoración es sin ninguna duda, como una noticia muy positiva y quiero aprovechar la ocasión para felicitar al editor y director de Vega Media Press, don Jesús Pons, el que haya ofrecido esta posibilidad. Es una idea digna de alabanza pues ya veo que en tan sólo cinco días ya han sido publicados cinco artículos. Espero que continúe así de dinámica y que nuestros compatriotas la visiten, participen en ella y aconsejen a sus vecinos y amigos españoles su consulta. Por último añadir, que a nivel personal comparto la alegría por vuestra iniciativa y por el trabajo ya comenzado tras el acuerdo. Sería muy positivo que se continuaran  publicando artículos de forma continuada sobre las noticias más relevantes que conciernen a nuestro pueblo. En mi opinión, la sección armenia de Vega Media Press atraerá la atención de los lectores y se consolidará en el futuro.

La mayoría de los españoles conocen hoy muy pocas cosas sobre Armenia. Respecto a este asunto, ¿ Qué podría decir representando a nuestro país?
Como todos los que saben algo sobre mi país, y al referirme a Armenia, yo también comenzaría  refiriéndome a su milenaria historia y su rica cultura. Subrayaría el hecho de, que ya en el año 301, fue el primer estado en reconocer el Cristianismo como religión oficial. Luego iría contando el difícil camino seguido tras esa fecha. ¡ Hay tantas cosas sobre las que se podría hablar y sobre las que desconoce todo o conoce muy poco la ciudadanía europea, que creo podría ser el tema para otra entrevista mucho más larga!

Pienso que la mejor sugerencia sería visitar Armenia y ver allí con los propios ojos las cosas que quizás les parecería increíbles  a nuestros lectores.

¿Qué perspectivas tiene la relación entre España y Armenia?

Pienso que nuestros dos países empiezan a conocerse ahora. Y en este aspecto pueden  intercambiar muchas cosas y aprender una de la otra. Pero para eso debemos deberíamos tener relaciones diplomáticas plenas. Es cierto que España, siendo como es un país grande y rico, miembro de la Unión Europea podría ser un compañero interesante para la República de Armenia.

Pero, insistiendo en lo que ya he dicho en otras ocasiones, Armenia aún siendo un país pequeño también puede ser un socio interesante para España. Pongo como ejemplo el campo del turismo; pero hay más sectores.

Estoy seguro de que todos los españoles que nos visitan, a su vuelta, lo hacen con la convicción de que nuestro país tiene potenciales tan atractivos como para atraer el interés de los europeos.

Hoy en día ya no son pocos los ciudadanos y empresarios españoles que visitan Erevan. Pero también es muy importante el papel que juegan mis compatriotas que residen en la actualidad en España  y despiertan el deseo de conocer a nuestro pueblo. Tened en cuenta que vuestros conocidos españoles, y que nada sabían antes sobre Armenia, pues ni siquiera la habían oído nombrar; ahora y gracias a cada uno de vosotros buscan ya información sobre ella en todos los medios: prensa, programas de televisión , Internet, etc. Muchos vienen a mí y me cuentan lo que han conocido  así sobre el presente y el pasado de nuestro país. Todo esto son indicios de que las posibilidades de colaboración son posibles.

Estos últimos años nos han comentado que pronto empezarán a funcionar las embajadas de ambos países, pero no sabemos por qué causas la concreción de este asunto aún no se ha realizado. ¿Cuándo cree que sucederá esto?

Hace dos años, durante los encuentros a alto nivel en el Ministerio de Asuntos Exteriores de España, nos aseguraron que la apertura de la Embajada española en Ereván era cuestión de sólo unos meses. Pero, como sabe, hasta ahora no se ha hecho aún nada. En el caso de la Embajada de la República de Armenia en Madrid, creo que tendrá lugar en 2010, entonces dispondremos de más recursos para relanzar los asuntos pendientes.

Sin embargo es muy curiosa la situación de la representación diplomática de Armenia en España. Por un lado tenemos un Cónsul Honorario en Valencia. Por otro, junto a éste, también existe el Cónsul Diplomático de Armenia. ¿Cómo se explica esto?

Si, dos cónsules… Para explicar este asunto tenemos que tomar en cuenta lo siguiente: Cuando aquí empezó a funcionar el Consulado Honorario de la República de Armenia, el número de armenios establecidos en España era  muy pequeño. Posteriormente, y con el aumento de la cifra de nuestros ciudadanos, surgió la necesidad de la solución de los trámites relacionados con ellos y para los que el Cónsul Honorario no estaba facultado.

Entonces, y tras acuerdo de los Ministerios de Asuntos Exteriores de ambos países, llegó desde Ereván el primer cónsul armenio. Ocurría esto en el año 2003.

Con todo, y como ya he dicho en la  pregunta anterior, esto no es suficiente aún. Se podrá hacer mucho más en cuanto se establezca nuestra Embajada en la capital.  Desde que me he establecido en Valencia, y durante mi relación con los armenios que viven en diferentes partes del país, me he reafirmado en la convicción de que la necesidad del establecimiento de nuestro cuerpo diplomático, es una idea ya madura desde hace tiempo.
¿Qué puede decirnos sobre los armenios de España? ¿Cuántos son según los datos oficiales? ¿A qué se dedican? ¿Se integraron fácilmente aquí? ¿Consiguen guardar su identidad?

La cifra de  ciudadanos armenios empadronados hoy en las distintas Comunidades de España alcanza los 45.000.  Estas cifras se refieren al número exacto de armenios facilitados por los municipios españoles. Como sabe, las personas de cualquier país, entre ellos los ciudadanos de la República de Armenia, están obligados a empadronarse en su lugar de residencia. Y esto independiente de la situación legal de su situación.  Con estos datos nos podemos hacer una idea bastante fidedigna de su número.

La mayoría de ellos se dedica a tareas relaciones con la construcción y la agricultura. Sin embargo, durante los últimos meses y por culpa de la crisis económica mundial, muchos han perdido su empleo y en algunos casos se nota la tendencia del retorno a la patria.

Mi relación con los armenios es cotidiana. No puedo permitirme hablar con todos, pero puedo decir por lo que ellos me cuentan, que 8 de cada 10 se encuentran en una situación tan difícil que desearían regresar a Armenia para vivir en su casa y trabajar en su tierra. Viendo la situación actual, tengo la seguridad de que muchos tomarán el camino de retorno.

En lo que se refiere a la integración, puedo afirmar que los armenios no han tenido ningún problema al respecto en ningún país. Todo lo contrario. Y este es también el caso de España.

Pero si la fácil integración nos alegra, por otro lado nos preocupa mucho el tema de la preservación de la identidad. Este problema es especialmente serio entre nuestra juventud que corre un serio peligro de perder su lengua materna  y con ella la cultura y las tradiciones nacionales.

En todo esto me refiero a los ciudadanos  de Armenia. Pero además, en España viven también los compatriotas que han llegado de sitios como Argentina, Uruguay, Suiza, Irán, Siria, Líbano y otros lugares. Y aunque conozco  a algunos, en el consulado no tenemos datos sobre ellos.

¿Desearía añadir alguna cosa?
Hay algo que quiero decir a los armenios que residen aquí o en cualquier otro país extranjero: Si no encuentran su lugar y no se encuentran a si mismos allí donde están; si están buscando sin cesar y no han encontrado aún lo que querían, les aconsejaría detenerse un momento:  reflexionar y analizar la situación.

Quizás convengan conmigo que lo mejor sería volver a su patria. Volver y llevar allí toda la experiencia que han adquirido viviendo fuera.

Tengo la convicción que sus vivencias y la experiencia adquirida servirán para el progreso de Armenia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


× 2 = diez