MEMORIAS DE UN REVOLUCIONARIO ARMENIO FRAGMENTOS (SEGUNDA EDICION-BEYRUT 1977.- EDICIONES HAMAZKAIN VAHE TEKEYAN) (Páginas 43 al 45 del tomo 5º)

   ””Estoy convencido que si FRA TASHNAGHTSUTIUN hubiera estado preparado en asumir la total responsabilidad de luchar por la unión y la liberación de todos los pueblos Otomanos y si hubiera concebido el ideario en profundizar la REVOLUCION desde una visión generalizadora de ESTADO IMPERIAL, impulsando, especialmente sin discriminación racial, los reclamos del campesinado, la liquidación de   los terratenientes, la erradicación de los especuladores financieros y prestamistas, el desarme y la desmilitarización de las tropas, el establecimiento de una fuerza de seguridad policíaca, implantar autonomía cultural regional y descentralización política administrativa, neutralizar las tendencias separatistas de las minorías étnicas, etc., si el ¡Tashnaghtsutiun” se apoyara sobre estos fundamentos de Política de Estado y se convirtiera en PARTIDO OTOMANO, no sólo sería merecedor de las simpatías de los pueblos árabes y balcánicos, sino gravitaría de modo decisivo sobre ITTIHAT que, para conservar su autoridad, se vería obligado a declinar y hacer concesiones y transformar su ideario del formalismo PANISLÁMICO y optar por una política realista de  FEDERACION  de  PUEBLOS  OTOMANOS.

 

          La culpa y la responsabilidad del vuelco de ITTIHAT desde posiciones del PANOTOMANISMO hacia rumbos del PANISLAMISMO y del PANTURANISMO, habría de buscarlos, no sólo en elementos turcos, sino en las minorías nacionales Otomanos: albaneses, macedonios, griegos, búlgaros, árabes y armenios que privados de la conciencia integradora del Estado común, estaban más preocupados en preservar sus intereses particulares. 

 

          En 1908, ITTIHAT era aún un órgano amorfo. Estaba aferrado a la Constitución de Midhat PASHA y obraba sin rumbo cierto.  Si en ese  momento hubiera en Turquía un proyecto político seriamente elaborado, tendiente a la conservación de la integridad territorial del IMPERIO, (aún cuando esa preservación estuviera condicionado a una radical REVOLUCION social, religiosa y política administrativa), entonces, carente de ideas y programas ITTIHAT, se vería obligado a orientarse por las vías donde imperaban el poder y los proyectos políticos.  Solamente existía un programa integral en el PALACIO “IELDIZ” en manos del Sultán Abdúil Hamid.  Era el PANISLAMISMO y que por falta de otra alternativa la adoptó y la utilizó ITTIHAT.  Estaba el proyecto de Aghaiev, de Zía  Keo Kalp y de otros: el PANTURQUISMO  y el  PANTURANISMO que la adopto la hizo suya con lo cual provocó el derrumbe del Estado Osmanlí y se sepultó a sí mismo junto a los demás pueblos del Imperio.

 

          En ese momento el Imperio estaba conformado por 16 provincias (vilayetos), entre los cuales, al menos en uno de ellos, Bitlis, mis apreciaciones eran correctas. No pecaría de irreverencia si afirmara que la suerte de esta  provincia y el rumbo de la REVOLUCION dependían del “Tashnafgtsutiun” y por ende de mi persona que era considerado su Comandante.

 

          Ya lo hube señalado con ejemplos: armenios, kurdos y las tropas turcas aguardaban de la Constitución remedios efectivos para sus necesidades y todos estimaban que las recetas correspondientes, sin discriminación alguna, las dictaría y las proporcionaría el “Tashnaghtsutiun”.  Era el momento de alzar las tropas contra el antiguo régimen y satisfacer las exigencias generalizadas de modo real.  Era posible predisponer al pueblo contra los “caciques” reclamando soluciones que surgieran del principio de Igualdad y de Justicia.  Pero no estábamos preparados a ello y perdimos la oportunidad de hacerlo.  Porque para lograrlos había que “revolucionar” el “Tashnaghtsutiun”, sacándolo de su postura netamente “nacionalista” y elevarlo hacia objetivos puramente de política de Estado, cosa que se hacía difícil de conseguir.  Nuestro aislamiento proporcionó ocasión para que los Hodja Elías y los Rishidd Efendí se adueñaran del escenario y se convirtieran en flagelo, tanto para Turquía como para nosotros.

 

          La idea de convertir el Partido “Tashnagtsutiun” en FEDERACION REVOLUCIONARIA, sin el aditamento de ARMENIA, era un pensamiento que bullía en la mente de muchos de nosotros sin llegar a cristalizarse efectivamente.  Fue ésta “inoperancia” nuestra la verdadera CULPABILIDAD y desacierto y no el HECHO de haber propiciado la unión con ITTIHAT.

 

          Si hubiera existido una autoridad que con visión integradora lograra unir y armonizar los intereses comunes  dentro de las fronteras del Estado: en el Sur de Arabia, a Iman Yiahei;  en Hiyaz, al Sheik Husseim y a sus hijos adheridos a ITTIHAD;  en Kurdistan, a Melan  Iprahim Pasha;  en Van, a Aram y Sarquis;  en Macedonia, Santranskyn y Vladjvin;  en Albania, a Dervish Essadi Hiumanum;  en Selanik, a Aknuni, Taleat  y  Zadik Bey;  en Constantinopla, a Vartkez y los Beyes Shahahesin, Enver y Niazim;  si hubiera sido factible vincular estos elementos disímiles en torno a un solo objetivo, ¿cuál hubiera sido el destino del Imperio Otomano?  Hubiera subsistido sin dudas y con la certeza de ser un Imperio mucho más poderoso.  Unidos entre sí con lazos FEDERATIVOS  o como una LIGA de NACIONES  ORIENTALES  FEDERADOS,  junto a la Federación Británica  y demás  Consejos Europeos.

 

          Caigo en divagaciones frustrantes.  Sin embargo el desvarío mayor fue realizado y ejecutado por iniciativa y resolución del mismo “Tashnaghtsutiun” cuando los elementos antes mencionados, convocados en París y en reunión Presidido por Aknuní se asociaron  en torno a un solo objetivo: DERROCAR  el  REGIMEN.  La abolición se hizo realidad merced al esfuerzo común y generalizado, pero después de deponer el sistema el “Tashnaghtsutiun” perdió la iniciativa y no asumió protagonismo político en la tarea de “reestructuración” del Imperio y se dejó llevar por pequeñeces de “abierto o cubierto”, o bien en casos de conquista de suelos en CHARSANDJAK  y otros sitios.

 

          Pero aquello que no fue hecho no significa que no fuera factible realizarlo.

 

          ASUMO CULPABILIDAD ANTE MI PERSONA  Y ANTE MI ORGANIZACIÓN  POLITICA;  MI CONCIENCIA ME DICTA QUE DESPUES DE 1908, NOSOTROS DEBIMOS CONVERTIRNOS EN

 

FEDERACION DE LOS REVOLUCIONARIOSOTOMANOS

 

 RUPEN

Nuestros agradecimientos a Gara por facilitar éste tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


4 × = veinte cuatro