MALDAD CONTRA LA BONDAD

Fábula medieval armenia

Un Rey le preguntó al sabio del palacio.

-¿En quién se puede confiar?

El sabio le contestó.

-Aparte del hombre, podéis confiar en todos.

El Rey argumentó.

-¿Cómo?  

El sabio contestó a esa pregunta con la siguiente fábula.

-Sobre el camino de campo había un pozo de agua pero ya seco completamente. Allí se habían caído un mono, un tigre y una serpiente. Después, al pasar por allí, se calló también un hombre, que era orfebre de profesión.

Un día transitaba por ese camino un hombre bueno, virtuoso que al ver los que habían caído en el pozo profundo pensó: “Voy a hacer un favor a esos desdichados; voy a sacarlos afuera”. Bajó una soga. Primero sacó al mono, después al tigre y a la serpiente. Luego quiso sacar al hombre. Los animales le dijeron:

-No lo saques, por que es un hombre malo. Seguramente por el bien que le vas a hacer él te devolverá con maldad.

Pero el viajero bondadoso no les hizo caso y sacó afuera al hombre también. Los animales le dijeron a su benefactor la ciudad donde vivían y le invitaron a que pasara por allí para poder retribuir su buena obra. El orfebre dijo que él también vivía en esa ciudad y que le esperaría para compensarle el bien que había hecho.

Pasó un tiempo. El hombre bueno tuvo necesidad de viajar a esa ciudad. Allí se encontró con el mono que le dijo: “Bienvenido mi salvador” y lo llevó a su casa donde convidó con excelentes manjares. Al otro día vio al tigre que le agasajó igualmente; Mientras la serpiente fue a buscar del tesoro del rey oro y perlas y lo regaló a su salvador.

El viajero pensó en su corazón: “Si los animales me agasajaron tan bien seguramente el hombre se va a portar mejor todavía; ahora voy a ver al orfebre y le doy el oro y las perlas para que las venda, ya que conoce el oficio.”

Fue a visitar al joyero, le mostró y le contó todo lo sucedido. El orfebre pensó: “Si voy y le cuento al Rey, seguramente el me gratificará bien”. Pero antes de salir puso una mesa abundante de comidas y bebidas y le dijo: “Come, bebe y alégrate en mi casa, mientras voy a ocuparme de tus joyas…”

Fue al palacio para decirle al Rey que él había encontrado al hombre que había robado el oro y las perlas. El monarca envió soldados para traer detenido al hombre bueno, para torturar y matarlo después.

Mientras sufría los tormentos, el hombre pensó: Si en aquel tiempo yo hubiera hecho caso del consejo de los animales y no hubiese sacado del pozo a ese orfebre, nadie me hubiera denunciado ahora.”

El tigre se enteró de lo que había sucedido a su salvador y se puso triste. La serpiente le dijo al hombre: “No tengas miedo, toma esta hoja verde y yo voy le pico a la hija del Rey; todos se asustarán y tú les dices que puedes sanar a la princesa. Te llevas la hoja verde y la colocas sobre la herida y le das un poco para que coma y veras como se curará rápidamente”.

El hombre hizo tal como había dicho la serpiente, y la chica se curó. El Rey liberó al hombre bueno y lo casó con su hija. El yerno le contó toda la verdad al Rey de todo lo que había sucedido.

El monarca decretó en todo su reino: ”EL QUE DEVUELVE CON MALDAD UN ACTO DE BONDAD, SERÁ CASTIGADO ASI” y ordenó torturar hasta la muerte al orfebre.   

 

BREVE HISTORIA DE LA LITERATURA ARMENIA

Selección y traducción

Por

JORGE SARAFIAN

Redacción por www.armspain.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


× 1 = tres