Los países más pequeños del mundo

Por Víctor Lenore

Naciones como Brasil, China, Rusia, India o Estados Unidos tienen unas dimensiones tan exageradas que casi parecen continentes. En el otro extremo del espectro encontramos aquellos países que podemos explorar cómodamente en un fin de semana.

Hablamos de los micro-estados, un curioso grupo que en parte viven de su peculiaridad geográfica, de los beneficios fiscales que ofrecen y de la afluencia de turistas. Aquí repasamos seis mini países, por si alguien se anima a acercarse.

Vaticano


Mide 0`439 kilómetros cuadrados. Su población no llega a los 1.000 habitantes. Su idioma oficial es el latín. Se trata de la única teocracia de Occidente. La basílica de San Pedro constituye el 7 % de su superficie. El país es pequeño, pero tiene una de las plazas con mayores dimensiones del planeta.

Mónaco

Algún día tendremos que calcular cuántos colegios y hospitales han dejado de construirse en Europa por culpa de este principado. Su régimen fiscal, con impuestos escandalosamente bajos, atrae a celebridades que prefieren gastar sus millones en productos de lujo que cederlos para mejora de sus países de origen. Los ricachones y su personal de servicio constituyen el grueso de sus 32.500 habitantes. El mayor atractivo turístico está en su casino.

Nauru


Situado en el océano Pacífico, este estado vivió durante mucho tiempo de sus exportaciones de fertilizantes. Ahora que la materia prima se ha terminado, el futuro se ha vuelto más incierto, hasta el punto de depender de la ayuda de naciones limítrofes. Para colmo, su territorio tiene forma de patata, lo que siempre dificulta ser tomado en serio. El turismo suele salvar a estas naciones, pero Nauru es tan pequeña que sólo cuenta con dos hoteles.

Tuvalu


Busquen a medio camino entre Hawái y Australia. Hallarán cuatro arrecifes de coral y cinco atolones. Lo crean o no, se trata de un país que mide poco más de 25 kilómetros cuadrados. Estamos ante un territorio claramente precapitalista, donde cada familia se encarga de una tarea y los oficios se heredan de padres a hijos. La atracción principal son el buceo y el esnórquel.

San Marino


Es una de las naciones más pequeñas de Europa, pero también de las más antiguas, ya que existe desde el año 301 después de Cristo. Tiene como nombre oficial “Serenísima República de San Marino”. Sus principales atractivos son los museos y la arquitectura de sus edificios. Destaca el casco antiguo que ha resistido desde la Edad Media. Se trata de una excursión agradable, ya que es un país peatonal en su gran mayoría.

Liechtenstein

Otro conocido paraíso fiscal, al que se le pueden hacer los mismos reproches que a Mónaco. Compite en discreción bancaria con su vecina Suiza, otro estado que acoge con los brazos abiertos fortunas de dudosa procedencia (también se disputan el mercado del turismo de nieve europeo). Los guías locales presumen del suntuoso palacio de la Familia Real y de un museo nacional bien surtido de obras de Rembrandt, Rubens y Van Dyck

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


dos + = 4