Los armenios grandes del mundo: Edvard Ghazaryan: El gran maestro del mundo pequeño

Edvard Ghazaryan, el gran armenio

Hay sólo algunos micrescultores en el mundo. Nuestro compatriota Edvard Ghazaryan fue uno de ellos, pero fue el único maestro del arte de microescultura en todo el mundo y en la esfera de microescultura. Edvard Ghazaryan fue científico que gozaba la fama mundial. Además de ser microescultor, él también fue músico, gran maestro de los instrumentos musicales, un biólogo, un químico y un físico. Las obras de maestría creadas por él han sorprendido a todo el mundo y siguen sorprendiendo. Edvard Ghazaryan con sus manos preparaba todos los instrumentos con los cuales crearía sus obras de maestría de las microescultas. 



Recientemente el gran maestro del mundo pequeño falleció, pero todos los instrumentos musicales creados por Ghazaryan son eternales con sus diferentes formas, tamaños, son eternales todos los materiales irrepetibles e incomprensibles con los cuales él hizo sus creaciones y obras de maestría completas. Uno de los violines que él preparó sólo fue algunos milímetros y es el violín más pequeño del mundo. El maestro evaluaba altamente su arte y le gustaba mucho hablar sobre sus obras. “El violín más pequeño del mundo está en Armenia”, decía él con orgullo. 



Gracias a Ghazaryan, se levantó por algunos niveles el honor y el nombre de nuestro pueblo en muchos países y durante muchas exhibiciones. Ghazaryan creó un violín de una codera de algunos centímetros, y con un violín de una codera, como él decía, sólo él y Stradivarius podían tocar.



Este hombre maravilloso ha hecho muchos milagros y es imposible ver con el ojo desnudo, y ya por miles veces con un microscopio es increíble cómo el ser humano es capaz de agujerear el pelo del hombre y esculpir en ello un tren con sus vagones, elefantes, las caravanas de los camellos y muchas otras imágenes. Ghazaryan fue uno de los que hizo los milagros que dividió partículas de azúcar en cuatro partes y creó una obra de maestría con cada partícula de azúcar. Dividiendo la partícula de arroz en dos partes, de cada una de esas partículas ha creado la escultura de Cristo más pequeña del mundo. Ghazaryan tiene muchas obras sobre cuales se puede hablar para siempre, pero es imposible imaginar el milagro sin verlas, es imposible creer que siempre se mueven las micro-esculturas preparadas en el contenedor de vidrio sin ninguna fuerza móvil y sin la energía. Ningún científico ha podido revelar esto. 



El hijo y el nieto de Edvard Ghazaryan continúan la obra que el maestro empezó, pero ningún de ellos puede crear las micro-esculturas móviles. Una de las obras de maestría móviles de Ghazaryan que goza la fama mundial es el Gulliver escoltado en el eje de aguja. Es el Gulliver que lucha con los enanos. Gulliver y los enanos siempre se mueven, y lo más interesante es que todos los movimientos son diferentes. Los expertos dicen que eso contradice a todas las leyes de la física, pero el hecho es que el maestro sabía la ley con la cual es posible poner a los micro-héroes en el movimiento constante. 



A Edvard Ghazaryan han ofrecido sumos enormes del exterior por sus diferentes obras. El maestro las cuidaba y apreciaba como niños hasta el fin de su vida. Se requerían meses para terminar cada obra, y para algunos quizás años. “Todas mis obras de maestría están en todas partes de nuestra casa”, bromeaba el maestro. Las obras eran tan pequeñas que a veces se perdieron las obras de meses y de años del maestro. 



Edvard Ghazaryan contaba que ha hecho que cada movimiento de su mano corresponda con los toques del corazón. “Si muevo mi mano o esculpo durante la palpitación, quizás no sea correcto. Por eso, trabajo en el período entre los dos toques de mi corazón.” Incluso es difícil imaginar cuantos nervios, cuanta mente, cuantas habilidades y cuanta paciencia necesita el micro-escultor, especialmente el maestro que goza la fama mundial en la micro-escultura móvil. 



Edvard Ghazaryan vivió por sus obras, las admiró, sufrió gran dolor después de perder cada una de ellas y estableció la reputación del pueblo armenio en la historia del arte mundial como un pueblo talentoso y brillante. Con Ghazaryan el pueblo armenio fue vinculado al nuevo arte en el mundo. 



La edición de los programas para el exterior de la Radio Pública de la RA 



/Traducido por Tadevos Paskevichyan/

Fuente: http://www.int.armradio.am

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


tres − = 1