“La destrucción masiva de las piedras en la cruz en Jugha” Cuenta el testigo

 

piedras en la cruz en Jugha” Cuenta el testigo

“El horario del ferrocarril Ereván Bakú era tal que esa parte los Armenios tenían que pasar por la noche porque allí la situación era horrible”, cuenta el escultor Vache Petrosyan quien en Noviembre de 1987 inmediatamente después del inicio del movimiento de Artsaj ha estado en el cementerio de Jugha. “La masacre masiva de las piedras de la Cruz de Jugha empezó aun en los años de la URRS. El maestro piensa que él ha sido la última persona quien ha estado en el cementerio de Jugha. “Eramos Vardges Petrosyan, el escritor Manuk Mnatsakanyan, el presidente de Sovjoz con el nombre Surik y yo”. Ellos habían visto una herencia cultural rica que se ha creado durante siglos y fue destruido de una vez. El cementerio estaba no lejos del poblado Jugha, que según la leyenda fue fundado por el rey Armenio Tigran Yervandyan. Estaba cerca de Najichevan, en el centro de las tierras donde vivían los Armenios que luego se difunden desde el rio Kur hasta Epratus y Tigris. Hasta el año 1604 Jugha guardaba su carácter Armenio excepcional. El desarrollo de la ciudad empieza en el siglo XVI cuando se hizo centro de comercio internacional, particularmente de seda. En aquel entonces en la ciudad había 3 miles de casas y 7 iglesias. Cuando en el año 1603 Shah Abas liberó esos territorios de los turcos, se quedó admirado del lujo de las casas. En el año 1604, Shah Abas ordenó a todos los Armenios del local trasladarse a Persia porque él estaba temiendo que no podría defender las tierras de Armenia Oriental. A principios del siglo XX, los Armenios eran 42 % de la región de Najicheván. Después de haber unido ese territorio a Azerbaiyán su cantidad empezó a disminuirse drásticamente. En el año 1987, en Jugha vivía sólo una Armenia porque todos los Armenios fueron expulsados, pero la región de Najicheván está en la memoria de los Armenia, con su historia nacional, con los acontecimientos muy importantes de la cultura, donde se han guardado muchos monumentos históricos. La evidencia brillante de eso lo lleva el viajero ruso del siglo XX con el nombre Gurev, quien en el camino de Tabriz ha pasado por Jugha. “Yo he pasado por el ferrocarril del Transcáucaso a Jugha “Julfa” Armenio que estaba sólo a algunas verstas para ver el cementerio Armenio y los residuos de la puente que según la tradición fue construida cuando Alexander el Macedonio pasaba por el rio Araks. Otra evidencia más sobre las piedras de la Cruz de Jugha que se encontró en el diccionario enciclopédico de Bonrghouse e Epron “Ahora de Jugha antigua se quedan sólo ruinas de casas y de iglesias, un gran cementerio con un montón de estatuas a los muertos, que tienen decoraciones, es decir son piedras de la cruz y dos o tres columnas de la puente que se extienden por el rio Araks”. El escultor Vache Petrosyan cuenta que los Azerbaiyanos han explotado la fortaleza bonita por donde pasaba el tren y no emprendió más esfuerzos dejando así se alejaron. En ese territorio había también una iglesia inclinada. Y a otra orilla del rio Araks, en la parte persa se ve la iglesia Armenia que está hasta el día de hoy. Como el territorio era un sitio llano y no podía servir para el ferrocarril, por eso las autoridades de la URSS ordenaron construir una parte de eso de las destruidas piedras de la cruz Armenias. El escultor recuerda las piedras de la cruz que ha visto en el camino. Las autoridades de Azerbaiyán Soviético y los historiadores azeríes no hablaban y rechazaban la historia Armenia de Najicheván. Más tarde empezaron a falsificar los hechos y los monumentos Armenios referirles a los afganos que no habían vivido allí nunca. Al mismo tiempo tenían lugar actas de vandalismo y en 1975 durante la construcción en Najicheván destruyeron la iglesia Armenia de Santa Trinidad donde según la tradición, en el año 705 los árabes quemaron vivos a algunos Armenios Aristócratas. Pero los principales monumentos Armenios hasta 1990 todavía estaban. En 1987 los arqueólogos e expertos Armenios informaron que durante su visita las piedras de la cruz de Jugha todavía habían y la región de Najicheván tenía alrededor de 27. 000 lugares santos, piedras de la cruz y cementerios” y nuestro héroe, Vache Petrosyan, la última vez cuando estuvo allí contó más de 3000 piedras de la cruz, las fotos de las cuales tiene y tenía la meta de enviarlas a Gorbachev. “De allí he llevado una parte de la piedra de la cruz aunque la amenaza era grande que me iban a pillar, lo dejé en el maletero del coche” continuaba sus impresiones el maestro que da ánimo e espíritu a las piedras de la cruz. En el año 1988 la famosa pintora Armenia Reguina Ghazaryan abrió una exposición en la casa-museo de E. Charents. Allí se discutían las palabras que se encuentran mucho en el vocabulario de Charents. Yo salí en silencio y volví con la primera piedra de la cruza en la mano, lo doné al museo”. El maestro menciona que en la parte superior de la piedra de la cruz se veía la mezcla de las culturas mahometana y cristiana y se podía ver el vocabulario descriptivo de Charents que existe en sus obras. “En las piedras de la Cruz de Jugha hay imágenes fantásticos. Soldados a caballo, eso es una muestra de la memoria histórica, por medio de la cual puedes saber sobre el vestido y las armas de los soldados de aquel entonces. Además la escuela de las piedras de Jugha rechazaba las dimensiones adoptadas para las piedras de la cruz; la anchura de un metro y la longitud de dos metros. En Jugha vemos stellas hacia arriba y en la parte de las decoraciones se nota el estilo de la escultura persa. Vache Petrosyan también añadió que en el poblado de Jugha cada segunda persona era escultor porque ellos al construir sus casas también esculpían piedras de la cruz. Y durante el desarrollo de los siglos 16-17 el famoso científico Nikoghayos Mar ha contado 13 000 piedras de la cruz en Jugha. Con todo eso, hay otras fuentes con cifras contradictorias, 6000, 10 000. Aleksander Rodes, al describir su visita a Jugha en el año 1648, cuenta sobre las 10 miles de piedras de la cruz. A principios del siglo XX, en el cementerio hubo más de 6 miles de piedras de la cruz, cementerios, tres iglesias y lugares santos. En el año 1912 el cementerio de Jugha fue investigado por Ashkharabek Kalantar y en Septiembre de 1915 el cementerio fue investigado por el famoso pintor Artashes Vruyr con la ayuda de su alumno Grigor Aghamalyan. Según sus datos, en aquel entonces se había quedado solo 2100 piedras de la cruz. En los años 1971-1973 el cementerio fue investigado por el historiador Argam Ayvazyan y según los datos proporcionados por él habían 2707 piedras en la cruz. El maestro Vache recordó una historia referente a la eliminación de las piedras en la cruz de Jugha en los años soviéticos. “En los años soviéticos un montón de estudiantes contestaron a las publicaciones de los azerbaiyanos en cuanto a las piedras en la cruz no son armenias. Los estudiantes Armenios con una carta se dirigieron a los azerbaiyanos con una petición si las piedras de la cruz aun no son armenias sino azerbaiyanas, por lo menos no hay que eliminarlas”. El arte de la creación de las piedras en la cruz se ha incluido en la lista cultural no material de la UNESCO. El 23 de Octubre de 2010, en los marcos de los eventos dedicados al día de la ciudad de Gyumri, cerca de la iglesia Todopoderoso Santo se ha abierto una alameda de piedras de la cruz donde se han instalado las copias de las piedras de la cruz destruidas en Jugha. Días antes delante de la Iglesia Santo Hovhannes instalaron algunas copias de las piedras en la cruz de Jugha que fueron benditas por los religiosos Armenios. 





Departamento de Programas para el Extranjero de la Radio Pública de Armenia 

(Traducido por Lilit Mnatsakanyan)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


cinco × 4 =