La Asociación turca de Derechos Humanos se pronuncia contra el negacionismo y a favor del proyecto de ley de penalización

Armenews, jueves 22 diciembre

 

En el contexto actual de las presiones ejercidas por el Estado turco sobre nuestra (francesa) representación nacional, la Asociación Turca de Derechos Humanos acaba de publicar un comunicado de prensa expresando indirectamente su apoyo al proyecto de ley francesa que apunta a “reprimir la contestación de la existencia de los genocidios reconocidos por la ley”.

La Asociación no ve en ello ningún obstáculo a la libertad de expresión y separándose de la posición del gobierno (turco), asume además un riesgo mayor respecto a las disposiciones actuales de la ley turca. Una versión del comunicado (traducida) se reproduce más abajo.

El Observatorio Armenio recuerda que los residentes turcos están obligados a una prudencia semántica extrema en razón del artículo 301 del Código Penal turco, que los amenaza con multa y prisión por cada evocación del Genocidio de los Armenios. A este respecto, el comunicado de la Asociación Turca de Derechos Humanos revela un coraje extraordinario, y constituye al mismo tiempo un pedido de ayuda.

Votando la proposición de ley de Mme. Noyer, Francia dará su apoyo a la libertad de expresión en Turquía guardando al mismo tiempo la conformidad con sus compromisos europeos.

 

Comunicado de la Asociación Turca de Derechos Humanos

 

Hay que unirse contra la negación del genocidio y no contra el Parlamento francés.

Parece que amplias fracciones de la población, incluyendo tanto a los partidos políticos AKP, CHP, MHP, como a ciertos círculos y corporaciones profesionales, lo mismo que un número considerable de intelectuales en Turquía se han unido para objetar el voto del proyecto de ley que penaliza la negación del Genocidio Armenio por la Asamblea Nacional Francesa, una iniciativa que, por otra parte, ha sido precedida por otros países.

La negación del genocidio sirve de blanqueamiento de un crimen organizado y cometido a través del Estado. El negacionsimo impide hacer frente a la Historia como impide asimismo arrodillarse ante la memoria de las víctimas, hacer acto de contrición frente a los descendientes de las víctimas y decir “nunca más”. Constituye un medio para reforzar las desigualdades, las relaciones de dominación y la amenaza de una violencia latente.

Es por ello que la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Convención para la Prevención y la Represión del Crimen de Genocidio en diciembre de 1948, entrada en vigor en enero de 1951. Desde esa fecha, la negación de la Shoah ha sido prohibida en numerosos países y penalizada con multa y pena de prisión. En 1990, Francia adoptó la ley Gayssot para castigar el negacionsimo de la Shoah.

La negación de un genocidio no puede ser interpretada como tema relevante de la libertad de expresión, por el contrario es una agresión contra los descendientes de un pueblo que ha sufrido un genocidio y contra aquellos que hacen acto de contrición ante ese genocidio; constituye un medio poderoso para perpetuar las consecuencias del genocidio y es una invitación para nuevos crímenes contra la Humanidad.

Es por ello que, los abajo firmantes, deseamos ante todo que se ponga un término a la política de negacionismo presente en todas las esferas de la vida en Turquía, que hiere las consciencias y ofende sin cesar a las víctimas.

 



 

Asude Kayaş, Atilla Dirim, Atilla Tuygan

Ayþegül Devecioğlu, Ayþe Günaysu, Bilgin Ayata

Cemal Yardýmcý, Cengiz Algan, Eren Keskin

Erol Özkoray, Ersin Salman, Halil Berktay

Laleper Aytek, Mehmet Atak, Mehmet Polatel

Sait Çetinoglu, Sebnem Korur Fincancy

Ülkü Özakýn, Ümit Ýzmen, Vincent Bouvard

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


2 × nueve =