Glorificación a Dios

Señor, Creador del luminoso día y de la noche, Tú que creaste el día para las buenas obras y la salvación de nuestras personas, y la noche, para el descanso de nuestro cuerpo, ahora nos despertaste y abriste nuestras bocas para la bendición de tu glorioso santo nombre. Ahora también acepta nuestros ruegos y ayúdanos a adorarte siempre con verdadera fe y conducta virtuosa, y con la misma adoración, a glorificar sin cesar al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, ahora y siempre por los siglos de los siglos.Amén.

Autor: Rev.P. Sukias (Andranik) Terteryan

Libro de Oraciones, Buenos Aires 2003, Argentina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


seis − = 3