Genocidio armenio:

La población turca esta cansada de guardar silencio.

 

 

Los procesos irreversibles de la historia están en curso en Turquía. El tabú al Genocidio Armenio que durante las últimas décadas se mantenía, gradualmente retrocede. Las declaraciones sobre los acontecimientos de 1915 (el uso del término Genocidio Armenio  todavía es incierto) son cada vez expresadas a viva voz y suenan alto. Todo esto se puede distinguir en el sentido implícito de las últimas declaraciones, hay una necesidad no expresada pero intrínseca en el pueblo, por el reconocimiento del Primer Genocidio del Siglo XX.

 

El número de investigadores, periodistas y escritores turcos con referencias al Genocidio armenio va gradualmente en crecimiento, apenas editados sus libros son comprados en forma rápida y ávidamente. La importancia de acceder a ese tipo de información crece de manera sostenida.

 

La novela escrita de una romanza por el novelista turco Zulfu Livaneli, en referencia al Genocidio armenio, en estos momentos, se ha constituido en un éxito de librería en toda Turquía. Son 50. 000 Los ejemplares del libro que fueron vendidas dentro de los tres días de haber sido divulgada su  publicación. La novela cuenta sobre la historia del Genocidio armenio, del Holocausto perpetrado y la lucha actual del pueblo kurdo.

 

La población turca, al menos una parte de ella, esta molesta por tener que guardar silencio y ahora comprende el porque se mantiene hasta ahora cerrada a toda ingerencia exterior este tema, pues comienza a comprender que los padres del país, presentaron estos acontecimientos de finales del siglo XIX y principios del siglo XX- como asuntos que no son totalmente auténticos.

 

Algunas personas perdieron sus vidas por estas revelaciones, como el redactor jefe de periódico Agós, Hrant Dink, que fue asesinado en Estambul, el 19 de enero de 2007, cerca de las oficinas donde realizaba sus labores de periodista.

 

Pero a día de hoy, este malogrado periodista tiene muchos seguidores. En  diciembre del año 2008 más de 200 importantes representantes de la intelectualidad de Turquía iniciaron una marcha cuyo lema era.

“Perdon a Nosotros”, dicha campaña estaba dirigida a los armenios, colocando una petición relevante en la red. La campaña ha impulsado a quitar el miedo y el temor impuesto durante décadas con respecto al Genocidio armenio por las Autoridades. Se han contabilizado unas 30.000 personas aproximadamente que se hicieron solidarias con la campàña, al estampar sus firmas en la petición del fin del negacionismo y a favor de un profundo revisionismo histórico.

 

Y todas estas acciones, son es el resultado normal y conciente de una nación, que fue obligada a guardar estricto silencio durante todos los años transcurridos desde los trágicos sucesos. Finalmente alza su voz, pues la gran mayoría del pueblo, esta cansada de permanecer indiferente y en completo silencio frente a los testimonios que ya son millares y que nadie puede acallar.

 

Colaboración del Redactor General Andranik Terteryan

y escritor Martin Basmajian

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


× 6 = veinte cuatro