Falta de tirón del Papa en Santiago a menos de 24 horas de su visita

Sagrada FamilliaFalta menos de 24 horas para que el papa Benedicto XVI empiece en Santiago de Compostela una visita de dos días a España y peregrinos y público no parecen pelearse por hacerse con un sitio en la capital gallega, aunque se espera que la afluencia aumente el sábado.

"No se ha visto mucha gente, no es lo que se esperaba", afirmó a AFP Natalia Quintos, que atiende a un par de clientes en Andaina, una tienda de recuerdos cercana a la céntrica Plaza del Obradoiro, donde el sábado, Benedicto XVI oficiará una eucaristía al aire libre.

Entre pañuelos con la efigie del Sumo Pontífice, llaveros, pulseras ya denominadas 'de Benedicto XVI', dedales y bufandas, al parecer una de las prendas que mejor se venden, Quintos confía en que "mañana venga más gente. Por ahora es como el resto del año".

La visita del Papa a Santiago, considerado por las autoridades locales como el broche perfecto del Año Santo, que no volverá a repetirse hasta dentro de once años, parece por el momento no haber atraído al público que se esperaba a una ciudad en la que todavía quedan "entre un 20 y un 30% de plazas hoteleras libres".

"Esperábamos algo más, pero no mucho más", dijo a AFP, Aser Álvarez, portavoz de la Asociación de Empresarios de Hostelería de Santiago y Comarca.

"El turista que normalmente viene, incluso el religioso, no va a venir este fin de semana en que prevé que habrá mucha aglomeración y que será difícil moverse", aclara Álvarez, quien también achaca la falta de ocupación a la especulación que se dio cuando se supo de la visita del Pontífice.

"Alguna gente, mayoristas, intentaron hacer su agosto, empezaron a especular con los precios, se empezó a hablar de cosas como alquileres de casas a 3.000 euros y eso hizo que muchos no vinieran", detalla, destacando el hecho de que haya grupos que hayan decidido pasar la noche en otras ciudades gallegas como A Coruña o Vigo y acudir simplemente para el día.

Se prevé que vengan 60.000 personas en autobuses el sábado, relata Álvarez, mientras que la empresa de ferrocarriles Renfe ha decidido reforzar sus servicios en Santiago con motivo de la visita de Benedicto XVI, que por la tarde partirá hacia Barcelona, donde el domingo consagra el templo de la Sagrada Familia.

"Este Papa no tiene el tirón que tenía el anterior (Juan Pablo II, que visitó Santiago en dos ocasiones en 1982 y 1989)", apunta por su parte, Silvia, una dependienta de otra tienda de recuerdos, cercana a la catedral, en la que reposan los restos del Apóstol Santiago, patrón de España.

"Además, viene para un solo día. Si viniera para más, entonces se podría vender más, pero con esta visita, puede que los que más lo noten sean los restaurantes y bares con la gente que venga mañana (sábado)", añade Silvia, en medio de los rosarios, reproducciones del Apóstol Santiago y camisetas, entre otras productos alusivos al Camino de Santiago.

"Es una pura coincidencia que esté aquí al mismo tiempo que el Papa. No sabía que venía", afirmó por su parte Catherine Conroy, una peregrina irlandesa, que acaba de terminar el denominado Camino Portugués, asegurando que, de haberlo sabido, habría planificado de otra manera su viaje.

A pesar de la relativa escasa afluencia de público este viernes, el alcalde de la ciudad, Xosé Santos Bugallo, confía en recibir el sábado unas 200.000 personas más" para ver al Papa, en una ciudad que cuenta con cerca de 100.000 habitantes.

sagrada familia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


tres × = 12