“EL QUE DE VOSOTROS SE HALLA SIN PECADO, TIRE CONTRA ELLA EL PRIMERO LA PIEDRA”. SAN JUAN – VIII – 3, 4 Y 7.

"Los fariseos traen a una mujer encontrada en adulterio: y poniéndola en medio, dijeron a Jesús: Maestro, esta mujer acaba de ser sorprendida de adulterio.

“Mas como porfiasen ellos en preguntarle, se enderezó, y les dijo: El que de vosotros se halla sin pecado, tire contra ella el primero la piedra”.

 

 Una infelíz mujer, sorprendida en la culpa, se veía sometida al terrible castigo de sus improvisados jueces. Jesús la salva de una muerte horrible sin más recurso que el de invitar a los inexorables y enfurecidos verdugos a mirar sus propias manos, a examinar la propia conciencia. Quien se considere puro y limpio, sea el primero en condenarla. Pero ocurre que se sienten, uno a uno, avergonzados de su impureza y de sus manchas morales, y se retiran del templo, y dejan a Jesús solo con la adúltera.

   ¡Y Jesús se limita a aconsejarle que no reincida en la falta!

CONSTANCIO C. VIGIL

EDITORIAL ATLANTIDA-BUENOS AIRES

Publicado por www.armspain.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


3 × = veinte uno