El necesario reconocimiento del genocidio de los asirios

N. Lygeros

Traducción al español de Eduardo Lucena González, Olga Raptopoulou

Muchos de nosotros no sabemos exactamente qué hacer en cuanto a la cuestión del genocidio en Grecia. Y la mayoría queda pasiva, esperando sólo movimientos de los demás. Y eso a pesar de la evidencia de las decisiones de la Unión Europea en el 2006 y de Suecia en el 2010, que presentan los tres genocidios (de los armenios, de los asirios y de los griegos) como parte de un marco único. Además, en este marco se han realizado los reconocimientos parciales de Australia. En Grecia está muy claro que estos genocidios son el resultado de la misma estrategia por parte del imperio Otomano, de los Jóvenes Turcos y del régimen de Kemal. En realidad se trata de una trinidad de genocidios. Y de esta forma debe presentarse para constituir el arma más poderosa en la lucha de los reconocimientos. El genocidio de los griegos ha sido reconocido en el 1994 y el de los armenios en el 1996. Por lo tanto es necesario reconocer el genocidio de los asirios si queremos verdaderamente combatir racional y efectivamente la barbarie y el genocidio de la memoria. Debe crearse este ambiente aliado no sólo por razones de humanidad, que es la razón principal y la más importante, sino también por razones de estrategia. Porque no se puede luchar aparentemente por el reconocimiento del genocidio de los nuestros si nosotros no luchamos por dicho reconocimiento. Es muy importante darse cuenta de que las víctimas de los asirios son nuestras victimas también. Y nadie tiene derecho a abandonar sus propios fallecidos. Lo mismo ocurre con los combatientes de los derechos humanos, que como servidores de la Humanidad no deben dejar a ningún bárbaro que se apodere de sus víctimas. Si no hacemos eso, entonces no tiene sentido nuestra lucha, y los ataques por parte de Turquía no deberían sorprendernos cuando nos dirijamos a los tribunales internacionales, ya que ní nosotros hemos cumplido el deber frente a nuestros muertos. Los armenios, los asirios y los griegos son las víctimas de la misma trinidad del genocidio. Por consiguiente, sólo unidos sobre los tres dedos lograremos reclamar nuestros derechos humanos. Reconozcamos por lo tanto el genocidio de los asirios en Grecia lo más pronto posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


siete − 5 =