El monasterio Tatev

Una leyenda dice que el arquitecto después de haber terminado la construcción de Tatev , tomó dos trozos de piedra y rezó a Dios para que le diese alas. El deseo le fue concedido y voló lejos. La palabra "tatev" significa "dar alas" en armenio.
El monasterio de Tatev, a 316 kilómetros de Ereván, fue construido en el siglo IX, sobre las ruinas de un antiguo templo pagano. Era algo normal en aquellos tiempos; Armenia fue el primer país del mundo en adoptar el cristianismo como religión de Estado y tenía que luchar con el paganismo.
tatev monastero
Gavazan es la más famosa construcción del monasterio Tatev, es un pilar de piedra colgante de 8 metros, pieza de tecnología que se halla en el patio exterior a manera de un péndulo oscilante cuya estructura de piedra de ocho metros de alto y varias toneladas de peso forma un octaedro capaz de avisar con anticipación desde temblores de la tierra hasta grandes movimientos de tropas.
Es un pilar hecho a partir de la roca local y su mecanismo consiste en un intrincado sistema de pesos y contrapesos anexados a su parte inferior que, ante el menor disturbio, lo llevan a oscilar frenéticamente de lado a lado. Su construcción tardó entre cinco y seis años y tuvo lugar durante la última década del siglo IX, mientras que los detalles ornados se cree fueron agregados durante los primeros años del siglo X. Tan sensible llegó a ser en el pasado que incluso, según escritos de la época, era capaz de alertar a los monjes de la llegada de ejércitos invasores. Algo de vital importancia ya que las espesas nieblas que suelen cubrir la región son capaces de limitar la visión a unos pocos metros, dándole la oportunidad a una fuerza invasora de avanzar sigilosamente por el área y darse a conocer ya cuando no queda tiempo alguno de preparar las defensas. Si bien el mismo aun permanece prácticamente intacto, durante el terremoto de 1931, que causó gran daño en el monasterio, sufrió daños en su mecanismo de contrapesos, debiéndose ademas reforzar la columna en si misma con bandas metálicas; razón por la cual ya no es tan sensible como solía ser en el pasado. Por desgracia, se desconoce quién fue la persona que dio origen a tan ingeniosa maravilla de la ingeniería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


cinco × 3 =