El flamenco se pasea por oriente en la clausura del

flarmenia-1

Antonio Sánchez Solís Viena, 20 oct (EFE)- Un viaje del flamenco por tierras y melodías orientales, para

fusionarse con la cultura Armenia y árabe, sirvió esta noche de excelente colofón para el Festival de Música

Española de Viena.

El paseo musical vino de la mano del grupo Flarmenia, un conjunto formado por dos armenios, un inglés y un

austríaco que se ha lanzado con éxito a la aventura de fundir el flamenco con textos y ritmos orientales.

La capacidad ensoñación de un laúd oriental, la sentimental firmeza de una guitarra española y el ímpetu de un

cajón flamenco actuaron como porteadores de un viaje guiado por la portentosa voz de Rita Movsesian, una

armenia formada musicalmente en Salzburgo y que navega entre el flamenco, el jazz y la música oriental.

"Ambas músicas tienen en común la pasión, la fogosidad y la intensidad", explicó a Efe Movsesian, en relación a

la facilidad con que la música de su país se abraza con el flamenco. De hecho, en el concierto de esta noche, en

el que Flarmenia presentó su disco "Flamenco Oriental", surgieron ritmos tanto de colmao flamenco como de

zoco oriental en una travesía que, como el grupo afirma, reproduce el camino de los gitanos desde la India a

Andalucía, a través de Persia, Armenia y los Balcanes. Tras dos aperitivos en los que el "oud" (un laúd oriental

de mástil corto) y la guitarra abrieron boca de forma solista, el cuarteto arrancó el cuerpo principal del concierto

con "Zepiuri Nman" (Como una brisa) un tema con aires flamencos y texto en armenio que dejó claro que no iba

a ser un recital flamenco al uso. A partir de ahí, canciones en árabe, como Bint Al-Chalabiya (La muchacha de

Chalabiya) se sucedieron con otras en armenio e incluso en español, como la versión de "Tres morillas de Jaén",

y poemas recitados en alemán.

En ocasiones, la fusión cedió terreno a un flamenco más puro, como la excepcional bulería "Por la chanca" que

interpretó el guitarrista inglés Martín Kelner, demostrando que no es imprescindible ser español para sacar oro de

las cuerdas de una guitarra. Kelner, formado en Sevilla, Granada y Jerez de la Frontera, se marcó también un

excepcional mano a mano con el "oud" “ud” de Vanin Avakian con la pieza "Galisen Dured", en la que el folclore

armenio estuvo aderezado con aires de soleá. El propio Avakian explicó a Efe tras el recital que el flamenco

conecta tan bien con la música oriental porque ésta forma parte de su origen. "Las escalas musicales son las

mismas que las de la música armenia o árabe. El flamenco es escalas orientales con melodías occidentales",

indicó el músico. Flarmenia, de la que también forma parte el percusionista Christian Stanger, mostró su deseo

de poder dar pronto a conocer al público español su original interpretación del flamenco.

El concierto de hoy supuso el punto final del Festival de Música Española de Viena, que ha cumplido su séptima

edición.

Desde el pasado día 6, el certamen, organizado por la Asociación para la Difusión de la Cultura Española y en el

que colabora el Ministerio de Cultura, ha puesto una pica hispana en la capital de la música clásica con varios

conciertos de distintos géneros.

 

www.flarmenia.com

Publicado por Andranik Terteryan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


× uno = 4