Dedicación en la memoria del difunto Patriarca Supremo de Todos los Armenios Vazgen I

 

 

Memorias del  secretario personal de Vazgen Katoghicós  Rev. P. Sukias Terteryan;

Parece que fue ayer. Era el mes de Abril del año 1988

Apenas había terminado La Academia Teológica de San Etchmiatsín. Era muy joven. Recién había cumplido 22 años. Todavía iba a ordenarme como Diácono (el primer cargo, en la Jerarquía de la Iglesia Apostólica Armenia). Me avisaron que el Patriarca Supremo me llamaba a su Residencia (Veharán). Y a la vez me hicieron entender que sería como una entrevista para un trabajo especial.
En el último año de Academia El Supremo era nuestro profesor de locución, nosotros los seminaristas nos relacionábamos con él una vez por semana. Sus lecciones eran extraordinarias para nosotros Cada una de sus palabras nos quedaba en la memoria, Fue la persona que nos enseñó cómo hablar desde el altar de la Santa Iglesia, como hacer llegar nuestra palabra a los feligreses, como catequizar con la Santa Biblia que contiene miles de misteriosas frases. Era una persona muy agradable, un anciano de los cuentos de Ada. Nos invitaba té con limón, miel y galletitas. En fin, fui a la entrevista, me miro de  los pies a la cabeza, me explico el motivo de porque quería verme y me preguntó; “Hablas inglés y ruso”, Preguntó sobre mis padres y sobre mi familia, luego me preguntó si me gustaría servirle personalmente como su secretario, y me quede mudo, pero muy feliz.  Le confirmé que si con mucha alegría, sin poder expresarle lo que sentía de verdad en aquel momento.

El día siguiente desde las 9 menos diez  ya estaba en la Residencia. Ese día la primera vez en mi vida fui testigo como vivía y trabajaba Su Santidad Vazgen I. Era un hombre muy humilde. El único  lujo que disfrutaba eran sus prendas religiosas y su coche personal Mercedes Benz 500.

Desde las 9 de la mañana hasta 14:00 recibía visitas, entre ellos trabajadores, administrativos y hasta los presidentes. Por las tardes después del almuerzo (comida) hacía una siesta y cuando se levantaba, le acompañaba para caminar en el territorio de su Residencia.

Muchas veces las visitas seguían también por la tarde desde las 17:00 hasta 19:30 horas.

Durante más de dos años casi todas las noches cenaba con él. Las primeras veces no era común para mí, pero después de una semana me acostumbré.

Una vez por semana Su Santidad iba a capital Ereván, en cuyo centro tenía su villa (casa residencial), cerca del museo actual del compositor Aram Khachaturyan. Allí solían encontrarse con los escritores temporáneas, ya que a él le encantaba la filosofía y literatura.  Con bastante frecuencia se relacionaba con todos los funcionarios importantes de Armenia. Hay dos hechos históricos que sucedieron durante los años que le serví como su secretario. El 07 de Diciembre del año 1988 fue el terrible terremoto en Armenia Soviética que destruyó casi la mitad de Armenia, casi todo el norte. Fueron mártires más de 50 mil armenios residentes de Armenia. Lloraba la nación, El Supremo estaba de luto, pero su voluntad era muy fuerte y gracias a él toda la Diáspora Armenia de todo el mundo enviaba ayuda humanitaria. Por ese motivo visitaron a Armenia personalidades muy importantes, como por ejemplo el hijo de Jorge Bush y su nieto, ministro ruso Ruzhkov, amigo del pueblo armenio, Madre Teresa, que descanse en paz, Margaret Tetcher, religiosos y ministros de alto rango de todas  partes del mundo. Luego fue el genocidio de los armenios en Sumgaít organizado por el gobierno de Azerbaiyán. El pueblo armenio perdió su paciencia y empezó el movimiento por Nagorno Karabaj. Los soldados rusos entraron a capital de Armenia para prohibir las manifestaciones contra la injusticia. Tuvimos muchos muertos inocentes. Y en ese momento histórico el Patriarca Supremo Su Santidad Vazgen primero levantó su voz como Padre de la Nación. Eso ayudó a frenar el número muertos.
Armenia fue la Primera República de Ex Unión Soviética que se independizó de Rusia. Luego empezó la guerra por Nagorno Karabaj, por las tierras que Lenin y Stalin habían regalado a los turcos azeríes. Por fin Se independizó la República de Nagorno Karabaj. Y Su Santidad pudo disfrutar la liberación de dos Repúblicas Armenias….

La continuación sigue…

Redactor General de armspain.com     Andranik Terteryan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


4 × = doce