Conflicto diplomático entre Francia y Turquía por el Genocidio Armenio

Nicolas Sarkozy por el Genocidio Armenio

El presidente francés, Nicolas Sarkozy

París quiere criminalizar la negativa del genocidio armenio y Ankara advierte de que «no permanecerá en silencio»

El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, se ha negado a atender las llamadas telefónicas de su colega turco, Abdulá Gül, en las que éste pretendía transmitirle personalmente la conveniencia de que no saliera adelante la propuesta de ley del Gobierno de París para criminalizar la negativa del genocidio armenio.

«No hemos recibido ninguna respuesta de Sarkozy desde hace dos días», indicaron fuentes de la Presidencia turca, citadas por la prensa local. «Sarkozy no tiene el coraje de hablar con Gül sobre este asunto», añadieron.

El Palacio del Elíseo fue notificado el lunes de que Gül deseaba hablar personalmente con Sarkozy, pero la solicitud no obtuvo respuesta y el presidente turco se vio obligado a transmitir un mensaje por escrito, que ha sido publicado por la página de internet de la Presidencia, en el que se insta al Parlamento francés a renunciar de inmediato a la aprobación de la ley.

El ministro de Exteriores turco, Ahmet Davutoglu, ha advertido de que su país «no permanecerá en silencio» si el Parlamento francés aprueba la propuesta y ha renovado su llamamiento a la comunidad intelectual gala para que se oponga a la votación, según ha informado el diario turco «Hurriyet».

El viernes, el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, advirtió a Nicolas Sarkozy del duro golpe que podrían sufrir sus relaciones bilaterales si el Parlamento galo aprueba finalmente la propuesta de ley, que el dirigente turco ha calificado de «hostil para la República de Turquía, la nación turca y la comunidad turca en Francia».

El genocidio

El genocidio armenio, puesto en práctica mediante la deportación forzosa y la masacre de entre un millón y medio y dos millones de personas, durante el Gobierno de los Jóvenes Turcos entre 1915 y 1917, no es reconocido como tal por Ankara, que no niega que las masacres de civiles armenios ocurrieran, pero arguye que las muertes no fueron resultado de un plan de exterminio masivo dispuesto por el Estado otomano, sino que se debieron a las luchas interétnicas, las enfermedades y el hambre durante el confuso periodo de la Primera Guerra Mundial.

Sin embargo, es generalmente reconocido como el primer genocidio sistemático de la Edad Moderna y es el segundo caso más estudiado, por detrás del Holocausto judío. Entre los países que han reconocido las masacres como un genocidio se encuentran Argentina, Bélgica, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Rusia y Uruguay, postura a la que también se han adherido el Parlamento Europeo y la subcomisión de Naciones Unidas para la Prevención contra la Discriminación y la Protección de las Minorías.

En la actualidad, el reconocimiento y la presentación de disculpas por el genocidio armenio es una de las principales exigencias de la UE para tramitar la entrada de Turquía en la organización. Concretamente, Francia ha declarado su rechazo a esta posición y la considera un obstáculo para aceptar la propuesta de incorporación de Ankara a la Unión Europea.

ABC.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


9 × seis =