Confieso con Fe

Nercés Shnorhalí

símbolo de eternidad

!Oh, Señor, Proveedor de todo! Guarda mis ojos ante tu santo temor, para que no mire mal; mis oídos, para que no quiera escuchar malas palabras; mi boca, para que no hable mentiras no cosas malas; mi corazón, para que no piense maldades; mis manos, para que realicen injusticias; mis pies, para que no vaya por caminos de maldad; y endereza sus movimientos, para que siempre sean conformes en todo a tus mandamientos. Y ten misericordia de tus criaturas y de mí, gran pecador.

Libro de Oraciones, Buenos Aires, Argentina 2003

Autor Rev. Padre Sukias Terteryan (nombre de pila Andranik)

Ex pastor de San Gregorio El Iluminador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


6 − tres =