Artsaj un antes y un después en mí

Cristina Nerguizian
(Uruguay) 

La historia está escrita en la tierra, en  las piedras, en la montaña.

¿Quién puede negarlo? Sólo el tirano ambicioso de poder, se atreve a hacer caso omiso a la verdad. Las iglesias armenias son el mayor símbolo y lazo inquebrantable del pueblo con su tierra.

Artsaj marcó un antes y un después en mí.  Todas las palabras de un diccionario no serían suficientes. Cuando veo las montañas, visualizo en ellas a todos los que dieron su vida por la liberación. No puedo describirlo. Mi respiración se contuvo de forma  permanente, mi corazón latió a mayor velocidad. Mis lágrimas brotaron sin control.

Correr el riesgo sin importar individualismos, por el colectivo, por la patria, por la libertad.
Y  los ojos de Diguín Galia, del museo de los caídos en la guerra de Nagorno Karabagh, no tienen rencor a pesar del dolor. Ella, al igual que otras tantas, perdió a su hijo en la lucha. Como madre y junto con otras madres, decidió rendirle homenaje a todos los soldados -en su mayoría voluntarios, sin previa formación militar- que cayeron en su labor. No tiene rencor; se ve la luz en sus ojos, la luz del orgullo de madre  y el amor por la patria.

Minuto a minuto en Artsaj, la emoción aumenta. Descubrí, como algunos me habían adelantado, que lo que las canciones dicen de los Karabaghtsís, es totalmente cierto. Hospitalario, multifacético, valiente, dispuesto a dar su vida. Lo comprobé.

Ellos merecen que continuemos, desde nuestro lugar en el mundo, con la lucha. Esta lucha que nos pide a gritos no olvidarnos de Artsaj. Estoy convencida de que sobre algunas cosas no hay lugar para la duda, ni mucho menos para el olvido. Porque ellos no dudaron en salir a defender a la patria, porque la tierra nos pertenece, porque la historia está escrita en ella, en sus montañas, en sus “jachkar”, en sus santos recintos: las iglesias armenias.

Fuente: http://birthrightarmenia.wordpress.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


× 4 = veinte