Armenia retiene su título olimpico. España logra un meritorio décimo puesto.

España empató con Rusia y se ubicó en el lugar 10, dos por debajo de sus expectativas de acuerdo al ranking inicial. La Olimpiada fue ganada por segunda ocasión consecutiva por el equipo de Armenia.

España empata con Rusia y obtiene un meritorio décimo puesto.

Aquellos que se conecten ahora y sepan que España ha empatado con Rusia estarán muy contentos, pero quienes estuvimos siguiendo jugada a jugada cada partida tenemos una sensación agridulce. El resultado final es ciertamente bueno, pero ¿por qué no se arriesgó más cuando las posiciones casi al final de todo eran estupendas y Rusia estaba muy vulnerable?

Personalmente soy de la opinión de que jamás se volverá a tener al alcance de las manos una oportunidad como esta, con un equipo ruso nervioso y destrozado, a punto de hincar rodilla en tierra rindiendo tributo a la bandera española.

Esta decisiva última ronda comenzó con Shirov un poco inferior en el primer tablero, pero era normal conduciendo las negras contra Kramnik. Sabemos que al Kramnik actual le cuesta muchísimo ganar una partida, de forma que la probabilidad era siempre hiper mínima para la derrota de Alexei. En el segundo tablero Vallejo, luchando además por el oro olímpico después de una fascinante actuación en las 10 rondas anteriores, planteaba la apertura razonablemente contra Svidler. Nada apuntaba hacia una ventaja blanca pero tampoco hacia la igualdad de las negras, era una partida en lucha, en igualdad de condiciones. En el tercer tablero Illescas estuvo supremo en su conducción de la Pelikan y rápidamente neutralizó al siempre peligroso Grischuk, mientras que San Segundo desde el mismo principio obtenía una enorme ventaja posicional contra Jakovenko, que prácticamente era decisiva desde un punto de vista estratégico.

Las 4 partidas siguieron esa misma tónica durante casi todo su desarrollo. En la media hora final se dispararon las opciones para los españoles. Shirov había reducido al mínimo la ventaja de Kramnik, entrando en un final con una clarísima pinta de tablas. San Segundo mantenía su enorme ventaja, fácil, sin riesgos. Illescas había ya empatado con negras y Vallejo apretaba de lo lindo a Svidler, quien tuvo que sacrificar calidad como último recurso. Un 3-1 a favor de España parecía el resultado natural, que hubiera disparado al equipo hacia las primeras 5 posiciones. Fue entonces cuando como por arte de magia, Vallejo y San Segundo entablaron de forma casi simultánea y apenas unos minutos después Shirov también acordó el empate. Desde la redacción de Ajedrez21 no podemos aventurar que hubo un acuerdo entre capitanes pero para quienes seguíamos las partidas era la opción más probable. Es una situación típica en torneos por equipos como las olimpiadas, completamente reglamentaria, que consiste en que en algún momento de la partida, el capitán de un equipo se acerca al del otro y le ofrece tablas en un x número de tableros. En este caso sería tablas en los tres en juego, porque no tendría sentido dejar a Shirov sólo jugando, siendo el único ligeramente inferior, si cabe, porque el final era de tablas. La posición final de San Segundo era de clarísima ventaja y un par de jugadas antes Vallejo tenía todas las de ganar.

Como resultado de este empate 2-2 España se quedó en el puesto número 10 y Vallejo se quedó sin el preciado oro olímpico porque fue finalmente superado por milésimas por el armenio Akopian. No obstante, esta medalla de plata de Paco Vallejo sabe a mucho, porque refleja su extraordinario desenvolvimiento en esta olimpiada donde mostró que su nivel de juego está por las nubes. ¡Enhorabuena Paco!

Analizando fríamente los resultados, hacemos llegar al equipo español nuestra más sincera felicitación porque este décimo puesto es realmente muy meritorio, en una competición tan fuerte.


Shirov con negras enfrentó a Kramnik. Foto cortesía Susan Polgar


España contra Rusia, un crucial enfrentamiento. Foto cortesía Susan Polgar

Armenia gana la Olimpiada por segunda ocasión consecutiva.

El actual campeón olímpico, Armenia, se impuso a China y ganó la Olimpiada con gran autoridad.


Comienzo del match China-Armenia. El Presidente de la FIDE realiza el saque de honor. Foto cortesía Susan Polgar


Aronian y Akopian, los dos fuertes pilares del equipo armenio. Susan Polgar


Los Estados Unidos vencieron a Ucrania y registraron una gran actuación. Susan Polgar

.
Radjabov y Mamedyarov, los ases de Azerbaiján. Foto cortesía Susan Polgar


Peter Leko ganó el oro en el primer tablero. Foto cortesía Susan Polgar


Así la olimpiada llega a su final


Y gratos recuerdos quedan en Dresden, sumida en la copiosa nieve.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


ocho − 7 =